La historia de Igor Savitsky en un documental

Igor Savitsky es un personaje de gran importancia en la historia contemporánea que quizá, haya pasado más desapercibido de lo que merecería. De no ser por él, se habrían perdido todas las obras del «realismo socialista», prohibidas por el estalinismo.

Igor Savitsky "The desert of forbidden art"

Cuando en la década de los años 30 el régimen estalinista prohibió toda obra que no estuviera al servicio del «realismo socialista» soviético, un grupo de artistas decidió permanecer fiel a sus ideales a pesar de las amenazas de tortura, cárcel y muerte que pesaban sobre ellos. Sin embargo ¿qué pasó con esas obras que siguieron creando?

Si no llega a ser por Igor Savitsky esas obras se hubieran perdido. Él, sin dinero ni ninguna otra ayuda, fue capaz de salvar 40.000 obras de arte avant-garde, colocándolas en un museo perdido en mitad del desierto, lejos de Moscú, en Uzbekistán y convirtiéndose así en una de las más extraordinarias colecciones de arte ruso del siglo XX.

Aunque la colección no contiene ninguna de las figuras principales, como Kandinsky y Malevich, sí que ilustra el ocaso de la vanguardia rusa y cómo los artistas jóvenes cultivaron sus principales tendencias tras la Revolución de octubre.

En unas condiciones precarias, pues los tachados de «antisoviéticos« eran enviados a prisión o campos de trabajos forzados, Savitsky visitó a los artistas proscritos y sus herederos recuperando de esta forma miles de obras de arte, bajo la mirada de las autoridades soviéticas que las prohibían. A veces, incluso, con la colaboración de alguna de ellas, pues el dinero que usó Savitsky para poner en marcha el museo, lo proporcionó el político más poderoso de la región, Kalhbek Kamalov, que actuó en contra de la política del Gobierno.

En cuanto al museo, a finales del años pasado los funcionarios uzbekos dieron al museo 48 horas para evacuar uno de los edificios del complejo, el que fue inaugurado en 1966 por Savitsky, que espera ser demolido como parte de un proyecto de urbanismo en Nukus. «Los empleados apenas tuvieron tiempo de amontonar los cientos de lienzo en las afueras del edificio y todavía hoy siguen sin instalaciones«, afirma David Pearce, el presidente de la sociedad Amigos del museo de Nukus.

Hasta ahora, la existencia del museo sólo era conocida por los círculos especializados pero, después de que en 1998 The New Tork Times publicara un artículo sobre él, éste comenzó a atraer la atención del mundo del arte.

Ahora, la historia de Igor Savitsky, arqueólogo, coleccionista y pintor y de cómo rescató esas obras de arte, ha quedado recogida en un documental titulado «El desierto del arte prohibido» (The desert of forbidden art), de Amanda Pope y Tchavdar Georgiev que fue presentado en el Cinema Village de Nueva York y en el Laemmle Music Hall de Los Ángeles, la semana pasada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...