La guerra submarina

La guerra submarina, es un concepto de guerra relativamente reciente que se utilizó principalmente durante los dos conflictos mundiales en un intento por bloquear el transito comercial de buques que abastecían a Francia e Inglaterra desde Estados Unidos. Los buque utilizados para las operaciones militares bajo la superficie marina, los submarinos, constituyen un tipo de ingenio reciente históricamente hablando y desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la principal utilidad de estos cambio drásticamente, de meros buques de ataque submarino a vectores móviles de lanzamiento de cabezas nucleares.

La guerra submarina, es un concepto de guerra relativamente reciente que se utilizó principalmente durante los dos conflictos mundiales en un intento por bloquear el transito comercial de buques que abastecían a Francia e Inglaterra desde Estados Unidos. Los buque utilizados para las operaciones militares bajo la superficie marina, los submarinos, constituyen un tipo de ingenio reciente históricamente hablando y desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la principal utilidad de estos cambio drásticamente, de meros buques de ataque submarino a vectores móviles de lanzamiento de cabezas nucleares.

El antecesor, probablemente, más lejano del submarino se debe a un ingenio llamado chaika “gaviota” y más comúnmente conocido como barca cosaca. Tuvo su aparición durante el siglo XVII y se utilizó bajo el agua para misiones de infiltración y recopilación de información en zonas poco profundas como ríos. La chaika podía sumergirse y su tripulación respirar mientras a gracias unos tubos que tomaban aire del exterior. El movimiento del artilugio se hacia posible gracias que los propios tripulantes la impulsaban caminando por el fondo del río.

En 1620, el holandés Cornelius Jacobszoon Drebbel, desarrolló el primer sumergible propulsado por medio de remos y en 1648 el obispo John Wilkins de Chester, tras advertir las ventajas estratégicas de los submarinos, expone estas fueron expuestas por el buscando que alguien se interesara por mejorar el desarrollo de estas máquinas subacuáticas que con todo no dejaban de ser meros vehículos sumergibles para exploraciones bajo la superficie.

Durante el siglo XIX el desarrollo de máquinas subacuáticas tomaría un nuevo impulso, y el “Tortuga” puede ser considerado como el primer submarino militar. Desarrollado por el estadounidense David Bushnell, tenía capacidad para una sola persona y su movimiento era, al igual que los anteriores de tracción humana pero que ya utilizaba hélices. Durante la Guerra de la Independencia estadounidense, el “Tortuga” intentó hundir el HMS Eagle en la bahía de Nueva Cork, aunque no pudo conseguir su objetivo.

Durante la Guerra de Secesión en EEUU, tanto la Unión como la Confederación utilizaron submarinos en un intento por dotar a estas máquinas de capacidad operativa y presentarlas como una gran arma contra su enemigo. Así la Unión, siendo el primer bando en usarlo, botó el Alligator (‘caimán’), como primer submarino de la armada estadounidense. Este estaba dotado por primera vez de aire comprimido para su uso por tripulación así como un sistema de filtrado de aire. También fue el primero en ser dotado de una escotilla de buceo que permitía a un buzo colocar minas detonadas eléctricas en barcos enemigos. Aunque al principio estuvo propulsado por remos, 6 meses se le incorporó una hélice que mediante una manivela le ayudaba a propulsarse.

Por su parte, la Confederación, construyó varios submarinos que usaban tracción humano. El primero de ellos fue el Pioneer y fue el responsable del hundimiento de una goleta gracias a una mina adosada, dentro de un ejercicio de pruebas llevado a cabo en el lago Pontchartrain. El Pioneer a pesar del éxito inicial nunca fue usado en combate.

A pesar de los esfuerzos realizados en este siglo, los submarinos aún eran máquinas muy peligrosas, poco fiables y con una escasa capacidad operativa y menos aún estratégica.

Sin embargo a finales de siglo se desarrollaron un submarino que revolucionaria la construcción y el diseño de estos. Este submarino era el ingenio de Isaac Peral, considerado como el primer submarino militar de propulsión eléctrica. Era un prototipo botado el 8 de septiembre de 1888 y que iba a ser usado en la Guerra Hispano-Estadounidense. El Isaac Peral, ya montaba dos torpedos así como un nuevo sistema para la toma de aire y poseía un diseño y controles externos que serían copiados y mejorados posteriormente por otras marinas del mundo. Tenía una velocidad en inmersión de 10 nudos aunque su alcance era muy limitado debido a la alimentación por baterías de sus sistemas.

Con la llegada del siglo XX, los nuevos avances científicos y la experiencia adquirida, permitieron el progresivo desarrollo de máquinas cada vez más fiables y mortíferas. Tal es así que ya, para la Primera Guerra Mundial, Alemania utilizó ampliamente submarinos con gran éxito al principio de la guerra. Los conocidos como U-Boot tuvieron su teatro de operaciones en el Atlántico y fueron los causantes del hundimiento del RMS Lusitania y un gran número de barcos mercantes que transportaban al viejo continente pertrechos para los aliados. Los submarinos en esta época poseían una ventaja destacable aunque no sirvieron a Alemania para ganar la guerra.

La Segunda Guerra Mundial vio la aparición de submarinos que incorporaban destacadas mejoras y que aumentaban su capacidad operativa considerablemente. El schnorchel fue un dispositivo, invención holandesa anterior a la guerra, que sirvió para proveer a los submarinos diésel del aire que necesitaban aire para hacer funcionar sus motores en superficie mientras que para la navegación en inmersión se utilizaban enormes baterías eléctricas, que cuando se utilizaban limitaban considerablemente la velocidad y autonomía.

Alemania dispuso de la mayor flota de submarinos durante la guerra consecuencia de la limitación que el Tratado de Versalles imponía a las fuerzas navales de superficie. Al igual que durante la Primera Guerra, Alemania cosecho notables éxitos en la primera fase de la guerra y puso a los aliados contra las cuerdas aunque mas adelante gracias a la introducción del sonar y las cargas de profundidad mejoradas, la flota submarina alemana fue barrida de las profundidades.

Terminada la Segunda Guerra Mundial y con el desarrollo de la energía nuclear, las marinas de guerra comenzaron a introducir submarinos impulsados por mediante esta energía a finales de la década de 1960, lo cual vino a cambiar el carácter de la guerra submarina.

El primero de su clase el Nautilus, fue botado en 1955 y podía permanecer sumergido durante periodos indefinidos. Tras conseguir dotar a los submarinos de plataformas de lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales, estos se convirtieron en una de las armas estratégicas más importantes para la conocida como disuasión nuclear.

La última aparición destacable de la guerra submarina tuvo lugar durante la guerra de las Malvinas. El submarino británico HMS Conqueror hundió el crucero argentino General Belgrano pereciendo con el cientos de marineros.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...