La gloria de Roma de la mano de los mejores emperadores romanos

Roma alcanzo la cima de su esplendor tras la llegada del Imperio aunque gran parte del mérito hay que deberselo a los logros que se obtuvieron en tiempos de la República, cuyos principales hitos fueron la victoria total sobre los cartagineses en el sur y sobre los celtas en el norte. Ambos rivales, representaban las dos principales y mas grandes amenazas a la hegemonia de Roma en el Mediterraneo y en Europa. Con estos dos rivales sometidos y la llegada de una nueva forma de Gobierno, Roma vió como su poder, influencia y riqueza creció sin limites hasta llegar a tocar la gloria de la mano de una serie de emperadores.

Roma alcanzo la cima de su esplendor tras la llegada del Imperio aunque gran parte del mérito hay que deberselo a los logros que se obtuvieron en tiempos de la República, cuyos principales hitos fueron la victoria total sobre los cartagineses en el sur y sobre los celtas en el norte. Ambos rivales, representaban las dos principales y mas grandes amenazas a la hegemonia de Roma en el Mediterraneo y en Europa. Con estos dos rivales sometidos y la llegada de una nueva forma de Gobierno, Roma vió como su poder, influencia y riqueza creció sin limites hasta llegar a tocar la gloria de la mano de una serie de emperadores. A continuación trataremos de exponer los mayores logros obtenidos por los mejores emperadores romanos.

Octavio “Augusto”
Algunos historiadores mantienen que la época dorada, fue la correspondiente al gobierno de Octavio y su transición de la República al Imperio. Sin embargo, Octavio creó un problema que llevaría al Imperio al borde la desintegración. Ello se debió al establecimiento de la sucesión dinástica, hecho que llevaría al poder a gobernantes brutales mas interesados en si mismos y sus vicios que que en mantener contacto con las necesidades del pueblo y hacer del imperio un asunto mas de todos.

Octavio se dio cuenta de que adoptar el titulo de rey o de dictador, no le favorecería en nada, tal y como le había ocurrido a su mentor, César. Adoptó entonces el título de Princeps (principe), que significa Primus inter pares (el primero entre iguales) y retuvo de esta forma todo el poder sin enfurecer a aquellos que tenía que mantener contentos. Integró las estructuras republicanas en su administración, eso sí, situándose por encima de ellas controlándo de esta forma la vida politica en los diferentes territorios imperiales. Acabó con los poderes que tenía la aristocracia senatorial, de forma que que esta élite no protestara por este hecho porque Octavio consiguió al mismo tiempo desterrar las guerras civiles respetando a los ciudadanos y a las instituciones.



En el año 27, Octavio ejecutó su mas astuta y famosa jugada. Devolvió los poderes al Senado y proclamó la restauración de la República al mismo tiempo que anunciase se retirada. Octavio sabía que sin sus tropas, los senadores no podrían mantener la estabilidad por mucho tiempo de forma que, el Senado sólo tenía una opción, suplicarle que aceptara de nuevo todos sus poderes al mismo tiempo que se le otorgaba el título de «Augusto» que significa el magno o eminente. A pesar de haber obtenido todo lo que se propuso, Octacio siguió actuando de forma muy prudente teniendo siempre en mente lo que le había ocurrido a César por haber subestimado al Senado. Esta política dio sus frutos, llevando al imperio a uno de sus periodos dorados gracias a la sobriedad que le caracterizó. Augusto estableció una administración de gran calidad. Las artes se vieron muy favorecidas por el clima de estabilidad y de mecenazgo existente llevando todo ello al imperio a uno de sus puntos de mayor esplendor. Renunció a la ampliación del imperio y estableció la conocida como Pax Romana por la que se reforzaba las fronteras imperiales. Cuando Augusto murió por causas naturales, su cuerpo fue llevado por los mismos senadores hasta el lugar donde fue incinerado.

Trajano
Fué el primer emperador de “provincias”, concretamente de la Bética, en Hispania y gracias a él, Roma conoció un periodo de prosperidad sin precedentes. Su nombramiento había sido posible gracias al Senado y gracias a que su antecesor, Nerva, sin descendencia directa,
buscó un sucesor que agradara a la aristocracia senatorial. En la elección de este, también pesó mucho la destacada carrera militar que Trajano había realizado como general en Germania superior. Era muy popular entre el ejército, los senadores, los ciudadanos romanos y los habitantes de las provincias y capacidad como administrador era excepcional mostrando al mismo tiempo un gran interés por la justicia, que le llevaba a asistir a los tribunales y ejercer de juez en ocasiones. No toleró la corrupción y castigó con duras penas a aquellos que se servína de las arcas del Estado para sus intereses personales. Terminó con buena parte de impuestos existentes y tuvo un gran papel en el desarrollo urbanistico civil romano. En Hispania, ordenó la construcción del acueducto de Segovia y el Puente de Alcántara.

Sin embargo, la obra de Trajano más conocida, es la columna Trajana, en la que representa la victoria obtenida sobre los dacios a lo largo de la misma a través de 2.000 figuras en relieve.Amplió las fronteras del imperio, lo que llevó a la conquista de Dacia, el reino de los nabateos para llegar a alcanzar el mismo Océano Indico.

Adriano
Tras la muerte de Trajano en el aho 117, subió al trono su hijo adoptivo y sucesor Adriano, una elección que no pudo ser mejor.
Adriano, consciente de la gran extensión que el imperio había alcanzado, abandono definitivamente la ampliación que todos los emperadores iniciaban cuando llegaban al trono. Adriano retiró sus ejércitos de Persia y Armenia, dejando los territorios situados más allá del Eufrates sin presencia romana. Por lo tanto la política de Adriano fue consolidar los territorios que ya formaban parte de las fronteras del imperio. Para ello, Adriano ordenó la construcción de una línea defensiva que comenzaba en la Britania romana y se extendía también a través de Germania, eliminando con ello la presión de los pueblos más allá del Danubio.

Pasó más de la mitad del tiempo que duró su mandato viajando a lo largo y ancho del imperio, viéndo por si mismo la situación de este y reorganizando todo aquello que consideraba ser reformado. Ningún otro emperador tuvo tanto control sobre la moral de sus tropas ni sobre las provincias. Tras su muerte, Adriano dejó un Estado muy organizado y a un nuevo sucesor competente, Antonino Pío.
En su mandato se levantaron monumentales obras como su mausoleo en Roma, la Villa Tivoli y el gran Panteón.

Marco Aurelio
Marco Aurelio, el emperador “filósofo” aborrecía el lujo y dormía en el suelo. Era un seguidor de la corriente estoica y trato siempre de dar ejemplo llevando una vida ascética. Su acceso al trono fue debido a la impresión que causó Marco Aurelio en Adriano que recomendo a este a su sucesor Antonino Pio. De esta forma Antonino Pío adoptó a Marco Aurelio cuando tenía 16 años de edad. Cuando Marco Aurelio asumió el poder, este reinó junto con Lucio Vero, su hermano adoptivo, hasta que este murió en 169.

Marco Aurelio a pesar de lo poco que le atraía la guerra, pasó gran parte de su reinado en diversas campañas militares que defendían los límites del imperio de la presión de los partos, los yácigos (sármatas), los britanos, los marcomanos, los cuados (pueblos germanos), los sirios, los armenios y los egipcios. Al mismo tiempo, Marco Aurelio rechazaba los combates de gladiadores y evitó fomentar los juegos que incluían la crueldad en su desarrollo.

La peste, traída en el año 166 por las legiones de Partía afectaron gravemente a Roma. Un 10% de la población del Imperio falleció y Roma se vió afectada terrriblemente llegando a perder a más de 200.000 personas. Marco Aurelio era visto frecuentemente visitando a los enfermos que se hacinaban en los hospitales.

A pesar de sus buenas intenciones y buen gobierno, Marco Aurelio erró en la elección de su sucesor, nombrando a Cómodo, su hijo, el 17 de marzo del año 180, como sucesor cuando tenía sólo 18 años. Marco Aurelio se encontraba cerca de su muerte y el cariño hacia su hijo provocó que este rompiera la larga tradición de adopción que tan buenos resultados había dado al imperio. Cómodo, iniciaría un nuevo periodo de emperadores corruptos que llevaría al imperio a un progresivo declive, alejandolo ya de anteriores periodos de gloria romanos.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...