La explosión volcánica de Krakatoa

En estos días, toda Europa anda de cabeza a causa del volcán islandés que ha expulsado cenizas. Pero este hecho es una minucia si se lo compara con otras erupciones volcánicas. La más famosa fue la sucedida en la isla de Krakatoa en 1883, una explosión de una magnitud extraordinaria. Si por unas cenizas se organiza este desaguisado, ¿Qué pasaría si ocurriese una explosión como la de Krakatoa?

En estos días, Europa entera anda de cabeza a causa de la erupción de cenizas del volcán islandés de nombre impronunciable. El tráfico aéreo paralizado, con miles de personas durmiendo en aeropuertos sin poder regresar a sus casas, expatriados involuntarios y sin dinero. Sin embargo, la expulsión del dichoso volcán es una minucia si se compara con otras erupciones del pasado.

Foto de un mapa de Krakatoa hoy

Krakatoa hoy. Sombreada aparece la zona que desapareció en 1883

Quizá la más brutal haya sido la que se produjo el veintiséis de agosto de 1883 en las islas de Krakatoa -más concretamente en la principal, llamada también Krakatoa o Rakata-, situadas en el Estrecho de Sonda, entre Java y Sumatra, que acabó con la vida de unas 36000 personas que vivían en las 163 aldeas cercanas.

Tras varios meses de intensa actividad, que vaciaron parcialmente la cámara magmática permitiendo así que entrase en ella nuevo magma a temperaturas muy superiores y vapor de agua que actuó como acelerante, el día veintiséis de agosto se produjo una explosión de 200 megatones –diez mil veces superior a la de la bomba atómica de Hiroshima-. Ésta, a su vez, provocó varios maremotos cuyas olas alcanzaron los cuarenta metros de altura – un barco anclado en Sumatra apareció en medio de la jungla, a cuatro kilómetros de la costa-, devastando todo a su paso. Asímismo, la ceniza que produjo alcanzó los ochenta metros de altitud.

La isla, de un tamaño similar a Manhatan, desapareció por completo, abriendo bajo el mar un cráter de doscientos setenta y cinco kilómetros.


El ruido, considerado por la Enciclopedia Británica como el mayor de la historia, se escucho en Australia, a unos cinco mil kilómetros de distancia. Tres años después, aún era posible presenciar un extraño crepúsculo en el cielo causado por la refracción de los rayos solares sobre las cenizas de la explosión.

Foto de Anak Krakatau

Anak Krakatau

Curiosamente, en 1927, se iniciaron en la misma zona nuevas erupciones de volcanes marinos que dieron lugar a una nueva isla en el lugar donde se encontraba la anterior. Bautizada como Anak Kratau en honor a la antigua isla, alcanzó el nivel del mar en 1928 pero continuó activa ya que, en 1973, se erigía hasta los ciento noventa metros de altura. Nadie se ha atrevido a vivir en ella. De hecho, algunos geólogos afirman que acabará estallando como la antigua Krakatoa.

A la vista de ello -si porque un volcán despide nubes de ceniza se produce este desaguisado- cabe preguntarse ¿Qué desastre sucedería si la explosión fuese como la del Krakatoa?

Fotos: Islas Krakatoa: Indon en Wikimedia | Anak Krakatau: Renee1137 en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...