La Carrera de Indias o cómo Sevilla fue la capital del mundo

Sevilla no sólo evitaba el ataque de corsarios, sino que al mirar directamente hacia América, se consolidaba como el mejor sitio para desarrollar una actividad comercial sin incidentes.

En este blog no es la primera vez que se habla de la Conquista de América, pero nunca antes se había dedicado un espacio concreto a la Carrera de Indias. A continuación, vamos a hablar de ello. Tras el descubrimiento del continente americano, la Corona española vio las posibilidades comerciales que se abrían ante tal magno proyecto. Como era evidente, a medida que avanzaba la conquista también progresó el comercio. La Carrera de Indias, de la cual la corona recibía muchos impuestos, era un monopolio estatal abierto sólo a españoles. El monopolio se ejercía desde Sevilla, donde el Consulado, a través de casas mercantiles, controlaba la actividad comercial. Según la Ordenanza de 1503, los barcos procedentes de las Indias sólo podían utilizar el puerto de Sevilla y sus puertos satélites en el Guadalquivir (Cádiz y Sanlúcar) para desarrollar su actividad. Fue por este motivo que durante el siglo XVI, la ciudad hispalense se consideró como el centro (al menos comercial) del mundo.

De hecho, no se concedió el monopolio a un solo puerto, sino a toda una región (Andalucía) donde Sevilla era su capital interior. Debido a razones geográficas, tácticas, políticas y económicas, la corona mantuvo el monopolio en Sevilla, excluyendo a otros puertos. Por ejemplo, en el Mediterráneo, quedaron fuera de la Carrera de Indias las ciudades de Valencia y Barcelona. En ambas se necesitaban vientos y corrientes favorables para cruzar el estrecho de Gibraltar, y además, estaban expuestas a ataques berberiscos. Mientras que los puertos del Atlántico, sobre todo La Coruña y Bilbao, dependían excesivamente del viento y las corrientes para el tránsito marino. Sin olvidar que los corsarios franceses, ingleses y holandeses amenazaban la zona de manera incesante.

Sevilla ofrecía muchas ventajas para el comercio con las Indias. Entre ellas destacamos las siguientes: miraba directamente a América; su situación evitaba los ataques de corsarios y piratas; la zona, de gran riqueza agraria gracias a la trilogía mediterránea (trigo, vid y olivo) podía suministrar a las tripulaciones alimentos necesarios; y su posición era idónea para dar una mayor facilidad al control de mercaderías, así como para reportar seguridad política y religiosa a la causa. Me refiero al control sobre emigración, envío de armas, literatura o metales preciosos. Aún así, hubo otros lugares que poseían monopolio sobre otras actividades relacionadas con el comercio de Indias: Por ejemplo, Vizcaya fue fuente de suministro de capitales y equipamiento, así como Galicia entregó gran parte de sus hombres, lo que supuso un despoblamiento del norte peninsular. En cuanto a la defensa del monopolio, basada en el control administrativo de la Casa de la Contratación y la protección naval del sistema de convoyes, hablaremos otro día.

Foto: Enrique Dans

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...