¿Existió la Torre de Babel?

Conocida por todos a través del Antiguo Testamento, la Torre de Babel aún es un misterio sin resolver. ¿Existió realmente? ¿Dónde estaba? Los arqueólogos continúan su búsqueda pero por todos los textos que conocemos, no se dudaría su existencia.

La Torre de Babel es conocida por todos a través de las narraciones del Antiguo Testamento de la Biblia como una construcción con la que los hombres pretendían subir hasta el cielo. Esta Torre, si siguiera en pie en nuestros días, dataría de 4000 años y se localizaría en Irak.

¿Existió la Torre de Babel?

Siempre se ha creído que la historia de la Torre de Babel era una parábola más de la Biblia donde se intenta dar una explicación de cómo surgieron las distintas lenguas en la Tierra. Yahvé, al ver el éxito de los hombres construyendo algo tan alto, crearía la confusión entre ellos haciendo imposible su comunicación para que la construcción no tuviera éxito. Si quisiéramos conocer más acerca de esta Torre en la propia Biblia, no podríamos recabar más información.

Sin embargo, existen otros textos donde también se habla de una alta construcción y de testigos que han visto sus ruinas. Hablamos, por ejemplo, del historiador griego Herodoto donde en “Los nueve libros de la historia” cuenta como vio con sus propios ojos restos de la Torre hacia el 480 a.C. y los describe de la siguiente manera: “El templo es cuadrado y cada uno de sus lados tiene dos estadios. En medio de él se ve fabricada una torre maciza…Sobre esta se levantaba otra segunda torre, después una tercera y así sucesivamente hasta llegar al número ocho”.

Esta torre que nos dibuja Herodoto es conocida como la Etemenanqui, una creación arquitectónica de Mesopotamia conocida como “zigurat”. Han sido muchas las expediciones de arqueólogos las que han investigado la verdadera localización de la Torre de Babel.

Aunque la Etemenanqui podría ser una pirámide más como las mayas o las egipcias ya que sus modos de construcción son similares, su fecha de creación puede coincidir con la que narra el Antiguo Testamento. Otros datos que favorecen también a la Etemenanqui son las inscripciones halladas donde se podía leer: “…las bases de la Etemenanqui hasta alcanzar el mundo subterráneo y hacer de este modo que su cúspide llegue hasta el cielo”; “gracias a todos los pueblos de numerosas naciones que obligué a trabajar”.

A pesar de todo ello, siempre estaremos hablando de hipótesis aunque lo que sí es cierto es que sabemos que puedo medir hasta 90 metros de altitud y estar ricamente decorada por plantas y vegetales.

Fuentes: Biblia y los Nueve Libros de la Historia.
Imagen: Óleo de Pieter Brueghel, dominio público.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...