El Zodíaco

Las historias mitológicas de los 12 signos del Zodíaco, el oráculo griego de adivinación, basado en las estrellas.

En todas las culturas antiguas existen oráculos, la gente acudía a ellos, tanto como a la mitología. El hombre no está preparado para una realidad que no tenga nada de sacra, necesita creer en algo. La religión siempre cumplió este trabajo: el de que el hombre no sienta la angustia de saber que no hay nada más allá de lo que vemos. El hombre necesita tener la seguridad de que hay alguien que nos está cuidando y de que por más males que desatemos en el mundo seremos redimidos y que todo está dicho ya. El Destino marca nuestras vidas y hay muy poco que podemos hacer. Los griegos fueron grandes promotores de esta creencia, al igual que babilonios y egipcios. Y no es casualidad que las tres culturas se hayan dedicado con mucho ímpetu a la observación del cielo, la bóveda celeste. Tanto griegos como babilonios dividieron el cielo como si fuera un mapa. Y hay una zona a la que llamaron Zodíaco. Ésta franja del cielo fue dividida en 12 partes iguales. En cada una de estas partes los griegos descifraron dibujos y les dieron un significado superior al de simples bolas de gas incandescente a millones de años luz de la tierra.

Los griegos tomaron el Zodíaco como un oráculo, que incluso hoy en día es el más importante de todos y respetado en casi todas las culturas. El Macrocosmos se refleja en el Microcosmos, por lo tanto nosotros somos un reflejo de las estrellas, y según el momento del año en que nacimos sabemos a qué parte (signo) correspondemos. Cada signo tiene su propio comportamiento y personalidad (aunque todas las personas son diferentes). El respetado arte de leer el presente, pasado y el futuro de una persona según sus estrellas y su hora de nacimiento es la Astrología. Por supuesto, la astrología se basa en conceptos mitológicos, por eso les presento a continuación un informe del origen mitológico de cada uno de los doce signos zodiacales griegos.



Aries: Amaltea, una enorme cabra que se apiadó de un pequeño bebé, una cría humana, que resulto ser nada más y nada menos que Zeus, a quien amamantó como si fuera uno de sus propios cachorros. Otros mitólogos dicen que la cabra era descendiente de Helios, el sol. Muerta la cabra, su cuerpo fue sacralizado, y su esencia se convirtió en la constelación de Aries. Uno de sus cuernos fue cortado, y se convirtió en el famoso cuerno de la abundancia, que al ser soplado llenaba de oro al músico y le hacia rico. Y la Égida, el enorme escudo que primero fue de Zeus y luego de Atenea, fue revestido con la piel de la cabra Amaltea y el gigante Pallas. Y en el centro del escudo se encontraba la cabeza petrificadora de la Medusa petrificada.

Tauro: El Rey Minos pidió la a Poseidón, el dios de los océanos que le enviara una prueba de que aprobaba su reinado, entonces el rey de los mares hizo nacer de la espuma de las olas un gran toro blanco que entrego a Minos. Éste debía sacrificarlo por amor a su dios, pero al ver el hermoso toro no pudo hacerlo y decidió quedárselo, sacrificando a su mejor toro. Poseidón, enojado le pidió a Afrodita que hiciera que la esposa de Minos, Pasifae se enamorara del toro. Y así tuvieron por hijo al Minotauro.

Géminis: Cástor y Pólux, los hermanos gemelos, hijos de Leda y Zeus. Los dioses que daban sosiego a los muertos y esperanzas a los marineros. Los gemelos que cabalgaban desnudos en su gran caballo por las orillas del mar y por las olas.

Cáncer: Hércules se dedicó a los doce trabajos que le dio Hera, para ser considerado un dios, debió matar a la Hydra, un monstruo de muchas cabezas, que se multiplicaban cada vez que eran cortadas. Hera, queriendo hacer fracasar al héroe, envió un gran cangrejo a que lo molestara, pero fue muerto de un solo garrotazo durante el combate. La diosa entonces decidió colocar a su fiel sirviente en la bóveda celeste.

Leo: El León de Nemea. Hijo de la Equidna y el Gigante Tifón. Su piel era impenetrable y sus garras las más filosas. Heracles lo ahorcó para matarlo y lo destripó con sus garras que eran las únicas capaces de cortar su piel, que usó como armadura.

Virgo: Astrea, la niña virgen. Según algunos mitólogos fue hija de Zeus y Temis, o de Astreo y Eos o de Minos y Pasifae. Pero Lo seguro es que vivió entre los mortales, pero disgustada por los vicios de estos, subió al cielo donde fue convertida en la constelación de virgo.

Libra: La balanza que representa que los vapores del placer deben ser evaporados para cumplir las obligaciones. El equilibrio.

Escorpio: Es el Símbolo del verano emergente después del invierno. Donde uno debe enfrentar sus problemas para luego volver a nacer. Porque el Escorpión en las culturas pre helénicas era un símbolo solar.

Sagitario: Croto, hijo de Pan, el dios Sátiro, y la nodriza de las musas, Eufeme, fue tomado por Zeus y colocado en la bóveda celeste con el nombre de Sagitario. Era mitad hombre y mitad caballo, como los centauros. Era el arquero perpetuo, siempre apuntando su flecha hacia el infinito.

Capricornio: Mitad Cabra, mitad Pez. Algunos mitólogos ubican a este ser como un ser benéfico que enseñaba a los hombres los valores más nobles. Por otro lado otros mitólogos Dicen que esa imagen es la que usaba Pan para combatir al malvado Gigante Tifón.

Acuario: El Aguador. Ganímedes, el copero de Zeus que fue llevado al Olimpo para inmortalizar su eterna belleza masculina adolescente. Ya que era el niño más hermoso de toda Grecia y de todo el mundo, todo el Olimpo había quedado enamorado del joven y dieron la razón a Zeus por hacerlo parte de la Bóveda Celeste.

Piscis: Los Delfines que escoltaron a la ninfa oceánide Anfitrite a la morada de Poseidón, ya que se había escapado del reino de los mares cuando el dios había decidido desposarla. Es curioso el caso de Anfitrite, ya que es uno de los casos en los que en la mitología griega se humaniza alguna cosa, en este caso la ninfa es hija de la titánide Tetis y el Océano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...