El Renacimiento Inglés

Si bien no fue tan majestuoso como el italiano, el Renacimiento Inglés es realmente fantástico para conocer, sobre todo a raíz de su máximo exponente, Shakespeare, pero no por ello debemos dejar de lado la arquitectura y otras obras literarias de gran importancia, como la Biblia del Rey Jaume.

Más de una persona ha quedado un poco disconforme con el artículo anterior del Renacimiento Inglés, ya que se adjudicaba mucha importancia a William Shakespeare, sin tomar en cuenta otros aspectos, lo cual es verdad. Lo cierto es que es imposible que no abarque el «todo» cuando hablamos del Renacimiento Inglés pues es la máxima figura de la época, como lo fueron por ejemplo Leonardo o Miguel Ángel en Florencia y Roma.

Por ello es que el artículo anterior es excelente, pero a modo de completar un poco más el panorama y así formar una idea en conjunto, mostraremos hoy algunos de los aspectos más importantes del Renacimiento inglés, fuera de Shakespeare. Para ello nos remontaremos al siglo XVI cuando Inglaterra comienza su período de esplendor bajo el reinado de Enrique VI (foto1) convirtiéndose en una verdadera potencia reconocida a nivel internacional.

Pero sin dudas que los máximos responsables del llamado Renacimiento Inglés fueron Isabel I y Jaume I, sobre todo en literatura aunque en realidad en toda la época, y por ello es que encontramos dos etapas bien definidas en el mismo, la etapa Isabelina y la jacobina.

Debido a su poderío forjó alianzas con muchos Estados, entre ellos Francia, Suecia y los Países Bajos. Nombro estos tres pues son los principales responsables de que el Renacimiento llegase a las Islas Británicas. La influencia renacentista en dichos países, por su cercanía a Roma había sido muy importante, y producto de estas alianzas, es que lograron influir incluso en las islas alejadas del continente.


Así es que a mediados del siglo XVI se comienzan a ver los primeros indicios del renacimiento en dicho país, sobre todo en la arquitectura cuando comienzan a convivir con las estructuras ojivales que nos tenían acostumbrados los estilos Tudor o Isabelino. En este sentido, el primer arquitecto que podíamos decir renacentista inglés, es Jacobo VI de Escocia, ya que había ido a estudiar a Italia y a su regreso procuró instaurar el espíritu renacentista que tanto le había fascinado en su viaje.

Universidad de Cambridge

Pero además vemos tenemos a Iñigo Jones que fuese nombrado superintendente general de las obras reales, sobre todo por su conocimiento sobre la antigüedad, por lo que el renacimiento también estaba en su estilo. No podemos olvidar en este pequeño resumen, a John Caius, el autor de tres fachadas de Cambridge con gran contenido simbólico.

Así tenemos que la mayoría de las construcciones arquitectónicas renacentistas, se ven reflejadas en mansiones, palacetes, palacios y otros establecimientos, generalmente pertenecientes a la nobleza inglesa.

En cuanto a la literatura, ya habréis visto a Shakespeare en el artículo anterior, pero no fue el único personaje célebre, sino que no podemos olvidar a Thomas Wyatt, el principal responsable de que los sonetos fuesen introducidos a Inglaterra, con la intención de ser relatados en forma musical. Este pertenece al renacimiento llamado Isabelino.

Una aclaración o nota, como queráis decirle.  La etapa Isabelina está caracterizada por ser la responsable del florecimiento de la literatura, más que nada en cuanto al drama con la aparición de Shakespeare, de Christopher Marlowe (foto)(el célebre autor de la trágica historia del Doctor Fausto) o el propio Wyatt que mencionamos antes.

Luego de la muerte del célebre autor, comenzaría la llamada época Jacobina siendo su máximo exponente Ben Jonson, secundado si por John Fletcher o Francis Beaumont, casi todos ellos volcados más hacia el teatro, la prosa y el humor. Un punto máxime llega con la edición de la Biblia del Rey Jaume, una de las obras más importantes de todos los tiempos como así la Biblia por excelencia de la Iglesia de Inglaterra. Supuso en su momento, la culminación de una serie de traducciones del libro sagrado.

¿Cual es el motivo de que sea tan valiosa? Que las diferencias entre el hebreo y el inglés son abismales, pero aún así el Rey Jaume I lideró un grupo de estudiosos que lograron la traducción casi perfecta al idioma inglés, sin perder la estética ni el sentido de los versos. Un trabajo realmente fantástico.

Bien, aquí está más o menos resumido todo el llamado Renacimiento inglés, al menos en sus detalles más fundamentales e imperdibles, como son en arquitectura y literatura. No es tan esplendoroso como el italiano, pero no por ello es menos importante.

Imagen Enrique VII: Caro1409 en Wikipedia
Imagen Cambridge: Shizhao en Wikipedia
Imagen Marlowe: Matanya en Wikipedia
Imagen Biblia del Rey Jaume: Tomisti en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...