El pueblo franco

El pueblo franco es el segundo pueblo germánico que trataremos este día, siendo uno de los más importantes en occidente llegando a dominar todo el territorio, sobre todo de la Galia Romana.

Los Francos

Los Francos

Ya pasados los vándalos, es hora de hablar de los francos, otro de los pueblos germánicos de verdadera importancia de los cuales tenemos más dudas que certezas sobre su surgimiento aunque teóricamente podrían haber aparecido en el triángulo conformado entre las ciudades de Bonn, Bielefeld y Utrecht.

Precisamente allí, habitaron una serie de tribus que luego se unirían formando este poderoso pueblo, siendo algunas de ellas los salios, los sicambros, los ampsivaros, los catos, los camavos, los tencteros, los usipetos y algunos más.

Entre todos, conformaban dos grupos bien diferenciados, sobre todo por la ubicación geográfica en la que se encontraban. Así tenemos:

  • Los francos salios: Noroeste de Alemania y los Países Bajos y habrían habitado allí en el entorno al III d.C.
  • Los francos ripuarios: que habrían habitado en el curso medio del río Rin, de donde proviene su nombre.

Claro que esto a los inicios pues en el entorno del siglo IX ya conformaban prácticamente un pueblo único.


¿Qué tienen de atractivo los francos? Admito que me cuesta decirlo pues sinceramente, no me atraen demasiado pero la característica que une a todos los pueblos germánicos es el control que lograron sobre Roma, conquistándola prácticamente.

En el caso de los francos, sucede en el entorno del año 355 cuando se apropian de las vías fluviales del Rin. Allí, el emperador romano Juliano decide pacificar el asunto y les entrega el territorio de la Gallia Bélgica. De este modo fueron una especie de «aliados» de Roma, e incluso defendieron sus límites en varias ocasiones.

Bautismo de Clodoveo

Bautismo de Clodoveo

Pero el Imperio Romano es sabido que poseía una serie de conflictos internos y esto obviamente se trasladó a los francos que siempre tomaban partido por un bando u otro, como también dependía del emperador de turno de este pueblo, que muchos apoyaban o no al imperio.

Pero si en el año 420 aprovecharon los conflictos ya graves del imperio, para ir conquistando tierras paulatinamente, dominando la Galia Romana casi en su totalidad, sobre todo las ubicadas al norte del río Loira, llegando a expulsar a los visigodos en el 507 que allí habitaban en la batalla de Vouillé.

En este año el rey era Clodoveo I, el gran emperador franco que tenía como objetivo principal expandirse casi por completo. Pero si tiene una característica este rey es que se convirtió al catolicismo, lo que hizo que todo el pueblo adquiriera esa religión y a su vez, el acercamiento con el Papa.

En este momento, los francos ya estaban muy unidos con los merovingios pero de todos modos lograron una gran hegemonía en casi todo Occidente. Un dominio que finalizaría en el entorno del año 639 cuando una serie de sucesiones de monarcas menores de edad, llevaron a que los austrasios comenzaran a predominar, formando en el futuro una nueva dinastía, la carolingia.

Imagen francos: Ginolerhino en Wikipedia
Imagen Clodoveo: Test-tools en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,50 de 5)
1.5 5 2
Loading ... Loading ...