La Atlántida: el misterio de la civilización perfecta

Platón describió a la Atlántica como una ciudad dotada de una civilización perfecta, que desapareció en forma misteriosa. Aún hoy se sigue intentado descubrir si en verdad existió tal lugar.

La llamada civilización perfecta fue mencionada por primera vez por el filósofo griego Platón, quien reveló la existencia de una antigua civilización establecida en una isla, la misma que fue destruida por una catástrofe natural más o menos 9 mil antes de su época, es decir, más de 11 mil años. La civilización a la que se refería Platón era la Atlántida, y la menciona en dos de sus obras, Timaeus y Critias.

En ellas, Platón no sólo habla con gran detalle de las características geográficas y recursos naturales de civilización Atlante, también brinda información sobre el tamaño y ubicación de esta especie de continente. Si se tiene en cuenta que muchos hallazgos arqueológicos importantes se hicieron siguiendo los rastros de antiguas leyendas, mucha gente ha buscado interminablemente la ubicación de este misterioso y desaparecido lugar, aunque también existen teorías que señalan que lo descrito por Platón, sólo formó parte de un trabajo de ficción que le permitió describir al detalle la formación de un gobierno ideal.

Aparentemente, la Atlántida, era una tierra rica en recursos naturales, con una vegetación exuberante y con grandes yacimientos de plata y oro. La población de Atlántida gozaba de un alto nivel científico y cultural. Y en el centro de la misma, se había edificado un palacio y un templo sobre la cima de una pequeña colina, en tomo a los cuales se extendía una impresionante ciudad de 19 kilómetros de largo.

Esta ciudad contaba con un amplio canal, que permitía el paso de barcos de vela, y otras vías de agua que formaban círculos concéntricos, de modo que rodeaban la ciudadela y le permitía comunicarse con el mar abierto a través de un sistema de muelles y puertos que exportaban los valiosos productos del país a diferentes ciudades.

En sus obras, Platón señalaba que la Atlántida se ubicaba más allá de las Columnas de Hércules, es decir, la región ahora se conoce como el estrecho de Gibraltar. Esta información podría permitir localizar a la Atlántida en algún punto del océano Atlántico; pero según los geólogos, esta teoría no puede ser correcta, pues en el lecho del Atlántico no existe ninguna evidencia que compruebe que alguna vez existió. Con el paso de los años, muchas regiones han sido señaladas como el sitio donde se desarrolló alguna vez esta civilización, sin que se llegue a demostrar la absoluta veracidad de ellas.

Mapa del imperio atlante – subida a Wikipedia por Comae, copyright expirado.

Muchas referencias a sus características también coinciden con puntos geográficos, que en muchos casos, han dado pistas falsas sobre su localización exacta. Existen versiones que la ubican en la zona del Atlántico central, asegurando que a lo largo del fondo marino del Atlántico norte y sur, se extiende una singular formación geográfica desde Islandia hasta la isla de Tristán da Cunha, siendo las partes más altas de esta especie de cadena montañosa, sobre todo las de alrededor del arco de las Azores, las que estuvieron alguna vez por encima del nivel del mar, formando la mítica tierra de Atlántida. Sin embargo, aunque esta teoría fue una de las más difundidas, numerosos estudios científicos la descartaron, pues se comprobó que desde hace miles de años la Dorsal Atlántica se ha estado elevado lentamente desde las profundidades.

De la misma manera, otras teorías señalan que al describir las características de la Atlántida, Platón se refería al altiplano central de los Andes. Región rodeada por montañas y atravesada por un canal que la conectaba con el mar. Esta teoría se apoya en diversos relatos antiguos y resultados de investigaciones respecto a la formación de las montañas que rodean al Altiplano, las cuales arrojaron resultados muy similares a las descripciones formuladas por Platón, la principal de ellas es la mención que hace Platón de una aleación especial de oro y cobre que sólo se puede hallar en los Andes.

Mapa de la Atlantida en «mundus subterraneus» (1669) – subida a Wikipedia por Comae, origen: Atlantis.org, copyright expirado.

Según algunos estudios, el actual Altiplano boliviano habría estado rodeado de mar en la época de la Atlántida, tal como lo muestran las evidencias de restos paleontológicos y arqueológicos encontrados en los Andes en los últimos años. Incluso, estudios realizados sobre la cultura egipcia revelan que aparentemente existía ya un tipo de cultura global en esos tiempos, pues en las tumbas de los faraones del antiguo Egipto se encontraron residuos de pasta de coca y tabaco, plantas originales de América, estos hallazgos son vistos como la evidencia de un contacto de los egipcios con los atlantes precolombinos.

Podría suponerse que la historia relatada por Platón pudo haber llegado a sus oídos durante su vista a Egipto. Aunque esta teoría aún está en investigación, se ha logrado descubrir que los balseros aymaras del lago Titicaca demostraron en 1948, la posibilidad de cruzar los mares en gigantescas balsas de totora, lo que prueba que los viajes de ultramar en la remota antigüedad sí eran posibles.

Una investigación reciente realizada por científicos de la Universidad alemana de Wuppertal, ha revelado que esta mítica ciudad perdida podría estar sumergida en una zona del coto de Doñana, entre las provincias de Huelva y Sevilla. Varias fotografías satelitales de la zona, han revelado la existencia de estructuras que coinciden con las descripciones efectuadas por el filósofo griego Platón. Entre estas imágenes, destacan dos estructuras rectangulares y los restos de varios anillos concéntricos que las habrían rodeado, tal y como indicó el filósofo griego.

Estas estructuras rectangulares, podrían ser las ruinas de un templo dedicado al dios del mar, Poseidón, y otro templo en honor de Poseidón y Cleito, que también aparecen en los diálogos de Platón. Sin embargo, los científicos han observado que el tamaño de esta supuesta isla y sus anillos, son un poco más grandes que los descritos por el filósofo griego, aunque podría considerarse simplemente que Platón calculó mal, y subestimó el tamaño real de la Atlántida.

Otra suposición apunta a que la antigua unidad de medida griega era relativamente mayor de lo que se creía por aquel entonces, de ser cierta ésta última explicación, uno de los rectángulos tiene exactamente las mismas dimensiones que el templo de Poseidón del que habla Platón.

Créditos:

Imagen 1: Platón – imagen obtenida de Wikipedia, origen: Museo Pio-Clementino, foto de Jastrow.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...