El holocausto americano. Parte 4.

pronto los derechos fundamentales que propugnaba se limitaron exclusivamente a la población blanca.
La guerra civil americana que oficialmente estaba provocada por la negativa de los Estados del sur a terminar con la esclavitud (el motivo real residía en hacerse con el monopolio del algodón, como forma de hacer frente en el futuro al inmenso poder militar de Inglaterra), en la practica no sirvió para el supuesto fin que perseguía.

Con la aparicición de EEUU, nacido de una revolución que demandaba libertad e independencia pronto los derechos fundamentales que propugnaba se limitaron exclusivamente a la población blanca. El racismo y la actitud de marginación y explotación hacia los indigenas y afrocamericanos se mantuvo practicamente inalterable durante todo el siglo XIX y hasta bien entrado el siglo XX.

Los “padres fundadores”, considerados actualmente como los máximos defensores del sistema de libertades y justicia, despacharon a los indigenas de forma similar a sus contemporáneos europeos. George Washington escribió en 1783 que «la extensión gradual de nuestros asentamientos provocará la retirada tanto del lobo como del salvaje; ambos son animales de presa, aunque sean distintas sus formas». [19]
Washington consideraba que la «compra» de tierras era una táctica mucho más eficaz en términos de costes totales. Por su parte Thomas Jefferson comento a John Quincy Adams que las tribus «atrasadas» [20 ]situadas en las fronteras «volveran a caer en la barbarie y la miseria, verán reducido el número de sus miembros por la guerra y la escased, y nosotros nos veremos obligados a hacer que se alejen, junto con las bestias de los bosques, hacia las montañas» [21]. «Finalmente los negros serían trasladados de nuevo a Africa o al Caribe, dejando libre al país de toda «mezcla o mancha» [22]

La guerra civil americana que oficialmente estaba provocada por la negativa de los Estados del sur a terminar con la esclavitud (el motivo real residía en hacerse con el monopolio del algodón, como forma de hacer frente en el futuro al inmenso poder militar de Inglaterra), en la practica no sirvió para el supuesto fin que perseguía. La 14º Enmienda, aprobada al final de la Guerra Civil americana, garantizaba los mismo derechos a las personas blancas y negras. Esta enmienda establecía que «ningún Estado podía privar de la vida, la libertad y la propiedad sin el debido proceso legal». Esta ley se promulgó buscando evitar que los Estados pudieran quitar la vida, la libertad y la propiedad a las personas negras como había venido sucediéndo.


Por entonces las corporaciones empresariales iban adquiriendo un creciente poder tras el advenimiento de la Revolución Industrial así cómo por los subsidios que recibían del Estado. Los abogados de estas llegaron a la conclusión de que necesitarían un poder mucho mayor para perseguir los objetivos de sus corporaciones.
Para ello, los abogados de estas exigían en los tribunales que a una persona (una corporación se considera como una persona legal con similares derechos y obligaciones de las personas físicas) no se le puede privar de su vida, la libertad o propiedad, y esto era aceptado por el Tribunal Supremo de EEUU. [23]

Entre 1890 y 1910, se realizaron 307 juicios relacionados con el 14º Enmienda, de los que 288 fueron entablados por corporaciones y tan sólo 19 por personas afroamericanas. [24] En relación a la 14º Enmienda, los jueces finalmente dieron prioridad a los derechos del capital y la propiedad sobre los derechos de los seres humanos, dejando vía libre al sistema de segregación y de explotación de las minorías afroamericanas que se mantendría hasta la década de los 60 y la firma del «Acta de Derechos Civiles”, que aunque terminó oficialmente con la segregación, siguió manteniendo a los negros en términos generales, en una situación de desventaja y discrminación respecto a los blancos.

En siglo XIX, el Holocausto americano terminó alcanzando las tierras del oeste. La insaciable sed de tierras, nuevos pastos y una vez más del maldito oro, siguieron perpetuando el conjunto de métodos que anteriormente fueron utilizados por aristocratas, conquistadores, mercaderes – guerreros etcc Las brutales políticas del gobierno federal estadounidense hacia las tribus indias se hicieron legendarias. La limpieza etnica del oeste había comenzado. Tribus como la nación cherokee, que había establecido una república con un avanzado sistema social y de gobierno, fue rápidamente desmantelada.

El conocido como Sendero de Lágrimas (Choctaw, 1831 y los Cherokee, 1838) o Trail of Tears en inglés, se enmarcó dentro de la política de limpieza étnica del gobierno federal y es un ejemplo que se repitió con muchas otras tribus a las que en un primer momento se las ofreció “comprar” sus tierras por infimos precios para ante la negativa a ceder, ser amenazadas, chantajedas y finalmente expulsadas en virtud del Tratado New Echota. El Tratado establecía el supuesto intercambio de territorios en el este por otros en el oeste del rio Misisipi, algo a lo que las tribus se oponían, pero que finalmente fueron obligadas a aceptar. Alrededor de 4.000 Indios Cherokees murieron en el camino. Este triste episodio es conocido en idioma Cherokee como, Nunna daul Isunyi—»el Camino Donde Nosotros Lloramos». Muchas otras tribus del oeste compartieron destinos similares.[25]

Los nuevos Estados Unidos empezaban a mostrar la personalidad psicopatíca expansionista que les caracterizaría desde entonces. Para mediados del siglo XIX, los EEUU se encontraban en proceso de anexión de nuevos territorios al sur que pertenecían a Mexico. Con el pretexto de que colonos estadounidenses habían sido atacados injustamente, EEUU consiguió anexionarse grandes extensiones de territorio mexicano con apenas una breve campaña. Sin embargo, los EEUU no satisfechos con esta nueva posición iniciaron su conquista del mundo, empezando por su patio trasero (el Caribe y Sudamerica) y dirigiéndose posteriormente hacia otras regiones del mundo.

Hawai es anexionada por la fuerza en 1898. El mismo año Cuba también pasara a depender de EEUU así como Puerto Rico. Al año siguiente Filipinas también sería invadida por EEUU para ser «liberada» del dominio español y llevar la libertad y la democracia. La libertad y la democracia se tradujeron en mas de un millón de muertos entre 1899 y 1911, a resultas de la guerra filipino-estadounidense, consecuencia del incumplimiento estadounidense a devolver la soberania tras la derrota de España. El propio presidente estadounidense reconoció las atrocidades que se lelvaron a cabo sobre Filipinas. «William MacKinlay, que era presidente, reconoció que las tropas estadounidenses estaban llevando a cabo atrocidades…» [26].

La infamia de este periodo de mas de cuatro siglos aún se sigue viendo de forma bastante generalizada como un periodo de aventura y descubrimiento por parte de intelectuales, escritores europeos y estadounidenses. Afrontar el pasado es en este caso parece por ahora tarea imposible dada la magnitud y la escala de los acontecimientos, más aún cuando muchas monarquías europeas, el Vaticano y Estados europeos siguen glorificando aquel periodo como un momento en el que los salvajes indios fueron civilizados y la religión cristiana se encontraba en una posición de mayor influencia sobre las sociedades europeas. El racismo, las insaciables ansias de riqueza y conquista así como la frecuentemente aplicación de un terror con unos fines muy concretos, fueron las principales señas de identidad de las políticas que aplicaron los imperios y Estados europeos (y posteriormente EEEU), para con todas las tribus americanas.

Los Estados e imperios europeos, que se consideraban como un baluarte de la civilización, la moral y la virtud, no dudaron un momento en tratar a los indigenas con la misma frialdad y sadismo, sino más, que los nacional – socialistas tratarían a deficientes mentales, judíos, eslavos, gitanos, disidentes políticos y a cualquiera que no pensara como ellos.

En la actualidad las escuelas e institutos enseñan el “Descubrimiento” y la vida de los conquistadores y sus secuaces en términos de “aventura” y de “exploración” o peor aún, que ayudo a introducir la “ilustración”, de las leyes, la libertad, la ética, la moral en unas sociedades que todavía se considera ampliamente que carecían de dichos valores. Este pensamiento arrogante y totalitario tan arraigado en el incosciente europeo llega al extremo de conmemorar todos los años, el genocido y exterminio de decenas de millones de personas, mediante fiestas y eventos de todo tipo.

En Latinoamérica, los gobiernos, tradicionalmente en manos de blancos descendientes de criollos y terratenientes ricos, establecieron el Dia de la Raza (Día de las Américas en Uruguay) para conmemorar el acontecimiento. Y en EEUU, ese infame día se denomima como Día de Colón (en inglés Columbus Day). En España hoy se llama día de la Hispanidad. Anteriormente llamado, Fiesta de la Raza (instituido mediante la ley de 15 de junio de 1918, declarada por el gobierno de Antonio Maura durante el reinado de Alfonso XIII) , fue cambiado después dentro del régimen fascista – filonazi a Día de la Raza (1940).

Para 1958, el régimen franquista había apartado las ideas racistas y filonazis de su régimen, para dar paso a una nueva etapa en la que ya no estaba tan bien visto el racismo (abierto), pues le había tocado esta vez a Europa sufrir en sus propias carnes las consecuencias de este, y el día paso a denomiarse desde entonces como Fiesta de la Hispanidad (confirmado como fiesta en 1981), adquiriendo la categoria de Fiesta Nacional de España (Ley 18/1987, de 7 de octubre. Establece el día de la Fiesta Nacional de España en el 12 de octubre).

Con semejante panoráma de cinismo sólo se puede comprender que la única razón por la que hoy no se celebra el “Dia de la Solución Final” nazi es que Alemania perdió la guerra y Europa ganó las suyas o aniquiló a sus mas importantes oponentes, los indigenas, no en las cámaras de gas si no con métodos mas rudimentarios en un proceso que llevó siglos y que seguiremos conmemorando mientras nuestra ignorancia y deshonestidad no evolucione hasta considerar que aquellos millones y millones de indigenas anónimos que desaparecieron nunca pidieron a los europeos que les “descubrieran”.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

FUENTES
[20,21,22] Año 501, la conquista continua – Noam Chomsky
[23] Howard Zinn – The Corporation. La patología del comercio
[24] Mary Zepernick – The Corporation. La patología del comercio
[25] Camino de las lagrimas – http://www.cavall.net/caminodelagrimas.html
[26] EEUU es un Estado ilegal – Noam Chomsky

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...