El fauno rojo viaja a EEUU

La llamativa estatua romana del siglo II d.C ha cruzado el Atlántico por primera vez. Ha viajado desde el Museo Capitolino de Roma al Museo Nelson-Atkins, el principal museo de arte de Kansas City. El Fauno en realidad es un sátiro y originalmente una copia del original griego ya que no tiene patas de cabra.

fauno rosso romano

El Fauno Rosso, como es su nombre italianizado es una sátira del dios romano del vino, Dioniso. La escultura está hecha de un mármol rojo, esto es extraño ya que el mármol que se solía utilizar era el de color blanco. Este color se eligió porque da la sensación de que el sujeto está ebrio y adopta así el color del vino.

A la izquierda de la escultura, hay una cabra que mira hacia arriba y apoya una pata en una cesta de mimbre. Los ojos del Fauno podrían haber sido hechos de cristal o piedras brillantes para enfatizar la vida y la energía.

Los historiadores creen que es una copia romana del original, el cual, se remonta al período helenístico en Grecia, que probablemente era de bronce. Teniendo en cuenta el lugar donde se encontró, en el palacio de la Villa Adriana, en la actual Tivoli (Italia), es probable que la escultura fuera encargada por el emperador Adriano para sí mismo. Los artistas estudiosos creen que fueron los artistas Aristeas y Papias de Afrodisias quienes hicieron otras dos esculturas famosas, El Joven Centauro y el Viejo Centauro, descubiertos en el sitio y ahora expuesto en el Museo Capitolino.

El Fauno Rojo fue desenterrado por Monseñor Giuseppe Furietti, un anticuario que lo descubrió en 1736. Todo lo que encontró del Fauno original fue la cabeza, el torso, una parte del brazo izquierdo, el cuerpo de la cabra y algo de fruta en un manto (llamado nebris), un pulgar y un fragmento de la canasta. Aunque Furietti había incurrido en la ira eterna del Papa Benedicto XIV cuando se negó a darle los centauros y le tuvo que dar el Fauno Rojo.

En 1744, Marchese Capponi, primer director del Museo Capitolino encargó a dos jóvenes escultores, Bianchi y Cavaceppi, realizar la nueva escultura, con las partes desparecidas mediante el tallado del mármol y su pulido final. Es decir, se combinaron piezas del s. II y del s. XVIII. Fue Cavaceppi el gran restaurador del Fauno Rojo. Aunque hoy día no tenemos esa concepción de la restauración, antiguamente sí.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...