El exilio de Ovidio

Todos creemos que Ovidio fue exiliado por hablar mal de la hija del emperador romano César Augusto, pero en realidad la orden del exilio provino del mismo César con el fin de salvar su vida, puesto que recaía sobre él la pena de muerte. ¿Por qué? La situación no es tan simple como parece…

El poeta Ovidio fue exiliado por Augusto, pero no por los motivos que creemos

Hay algunos artículos que dudo siempre donde subirlos, si aquí o en nuestro blog de Historia Campo de Marte, pues la línea que les separa es, en muchos casos, muy fina. Eso sucede con el exilio de Ovidio, el famoso poeta latino que, tras conocer algunas cosas del emperador César Augusto un tanto ocultas (principalmente sobre su hija), fue exiliado a Tomis.

La historia nos contó eso, es lo más sencillo, sin complicaciones y, el perjudicar al Emperador no haría nada pues no ha quedado uno libre de falsas acusaciones. “Qué le hace una mancha más al tigre”, señala un refrán popular. Pero en este caso nada se le puede decir al César pues si algo hizo al obligar a Ovidio a exiliarse, fue salvarle de la pena de muerte.

Sí, lo sé, se caen algunas cosillas de la Historia así, pero ¿no es mejor conocerlas? La Doctrina Secreta nos aclara este punto como muchos otros. César Augusto no fue un tirano y mucho menos, obró mal contra un poeta tan grande como Ovidio, pero debió exiliarlo pues era la única forma de salvar su vida. ¿Por qué? Porque el poeta habló de más, eso sí es cierto, pero no de la vida privada del Emperador, sino de temas que no debía hacerlo.

César Augusto era un iniciado y como tal, conocía todos los misterios. Ovidio no lo era, pero sin querer, de forma inconsciente, comenzó a divulgar algunas cosas que no estaba permitido. Los iniciados creían que Ovidio era uno de los suyos, que estaba cometiendo una falta grave, pues todos aquellos que revelasen los misterios que le eran confiados, eran castigados con la pena de muerte.

Octavio Augusto

Ovidio jamás comprendió el valor de su condena, el por qué real de la misma, pero Augusto sí lo hizo pues sabía que el poeta no intentó divulgar nada, sino que simplemente realizó comentarios y escribió poemas en forma totalmente inocente, sin saber lo que en realidad estaba revelando.

Ese fue el motivo por el que Ovidio fue desterrado, y por qué Augusto no se comportó como un cabrón con él. Durante siglos se ha tomado este asunto atacando la moral del emperador, pero la realidad nos muestra otra cosa.

Imagen Ovidio: Dominio público

Imagen Augusto: Ecelan en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...