El Da Vinci perdido en la obra de Vasari

La búsqueda del fresco de Leonardo da Vinci de 1440, donde se representa la Batalla de Anghiari, en el Palacio de Vecchio en Florencia, ha tomado un giro inesperado pues se han encontrado detalles en el fresco de Vasari, que teóricamente alberga esa pintura oculta.

La búsqueda del fresco de Leonardo da Vinci de 1440, donde se representa la Batalla de Anghiari, en el Palacio de Vecchio en Florencia, ha tomado un giro inesperado.

Obra "La Trinidad" de Masaccio

El historiador Maurizio Seracini y su equipo de estudiantes de la Universidad de San Diego en California, estaban recaudando fondos para poder adquirir una maquinaria de rayos gamma para poder así capturar la imagen que se encuentra oculta tras otra escena de Giorgio Vasari de 1563. Sin embargo no pudieron alcanzar la cifra de 265.000 dólares por lo que no pudieron hacerse con la cámara de rayos gamma.

Por ello utilizaron otra técnica que consistía en taladrar agujeros en el fresco de Vasari para introducir una cámara a través de una fibra óptica que grabara las imágenes que pudieran estar detrás.

La fibra óptica ha confirmado lo que el radar de los datos sonoros sugerían: que hay un espacio detrás del mural de Vasari. Tan solo tiene unos pocos centímetros de profundidad, pero lo suficiente para poder contener una pintura. El equipo ha recogido muestras de los puntos entrantes, por lo que en el caso que la cámara no capture ningún pigmento, los test del material taladrado pueda indicar si está pintado.

Esta semana se taladrarán seis agujeros más. Cada perforación ha sido aprobada por los conservadores del Opificio delle Pietre Dure. Se han escogido áreas que se encuentran dañadas y que necesitan ser restauradas de todas maneras. A pesar de ello, no todo el mundo estaba de acuerdo con el proyecto.

Cecilia Frosininu, directora del departamento de frescos del Opificio delle Pietre Dure, mostró su indignación por las perforaciones. “Es una cuestión ética. Mi trabajo es proteger las obras de arte y aquí estamos ante una intervención invasiva sobre la pintura”, dijo Frosinini.

Otros opinan que la posibilidad de que haya un Leonardo oculto tras esta pintura justifica el proyecto. No se sabe si hay algo tras el mural y de hecho, el mismo Vasari dijo que la pintura de Leonardo nunca llegó a secarse y se escurrió finalmente. Otros historiadores de arte también opinan que si Vasari veneraba la obra de Leonardo, es muy dudoso que llegara a pintar sobre un fresco suyo.

Por otro lado, existe un precedente: Vasari fue contratado en 1425 para pintar sobre la Trinidad de Masaccio, en la iglesia de María Novella. Vasari ha aclamado a Masaccio en sus “Vida de los Artistas” como el mejor pintor de su generación por sus figuras realistas y su dominio de la perspectiva.

La Trinidad en particular era una obra donde usaba el punto de fuga para crear una perspectiva impresionante. Inspiró a muchos artistas, incluyendo a Miguel Ángel y a Leonardo. En vez de pintar sobre la obra maestra, Vasari construyó un muro de ladrillo por delante para pintar en ella. En 1861 se apartó la pintura de Vasari desvelando la de Masaccio.

El resultado de la Batalla de Anghiari no se desvelará hasta dentro de unos meses.

Fuente: History Blog
Imagen: Creative Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...