El Concilio de Letrán IV

El Concilio de Letrán IV, llevado adelante por Inocencio III confirmó que la Iglesia bajo su dominio estaba totalmente consolidada, al tiempo que se tomaron resoluciones contra los herejes, condenándoles con el apoyo de toda la cristiandad.

Inocencio III demostró en el Concilio de Letrán IV, que la Iglesia bajo su autoridad estaba totalmente consolidada

Inocencio III demostró en el Concilio de Letrán IV, que la Iglesia bajo su autoridad estaba totalmente consolidada

Si existió un acontecimiento de gran importancia bajo el papado de Inocencio III y que afectó directamente a los cátaros, fue el Concilio de Letrán IV, en primer lugar por condenar en modo definitivo la herejía y en segundo por dejar constancia que este Sumo Pontífice fue sin duda alguna, el más poderoso de toda la Historia.

Logró reunir a todas las grandes personalidades religiosas de todo el mundo occidental, faltando únicamente los representantes de la Iglesia Griega. En efecto, acudieron más de 800 personas de diversas órdenes religiosas, más de 400 obispos de todos los territorios cristianos latinos y la participación de todos los príncipes y monarcas a través de sus embajadores, tornándose así en uno de los más importantes de toda la historia de la Iglesia.

La bula por la cual realizó la invitación a cada uno de ellos fue «Vineam Domini Sabaoth» y se instaba a acudir pues serían revisados todos los temas relativos a la moral y la fe. El objetivo, demostrar que la Iglesia estaba realmente consolidada y dejar constancia clara que todos debían someterse a ella. Todo esto quedó demostrado, gracias a la enorme capacidad de Inocencio III al frente de ella.


¿Cuál fue el principal tema tratado en la bula? Sin dudas, el de los herejes quienes fueron condenados de acuerdo a los conflictos que mostraban con la Iglesia. Así a los valdenses se les «condena» (entre comillas pues no fue una condena propiamente dicha) por no tener la bendición papal para propagar su fe en la cual criticaban el materialismo en el que había caído la Iglesia en Roma.

Los valdenses fueron quienes salieron mejor parados entre los herejes condenados

Los valdenses fueron quienes salieron mejor parados entre los herejes condenados

Por el contrario, los cátaros fueron condenados por profesar y predicar una fe totalmente diferente a la permitida por Roma, la única que debía ser universalmente aceptada. En este Concilio es cuando se les condena ante toda la cristiandad, la cual lo aceptó sin mayores inconvenientes.

Pero también emitió la orden a la Iglesia Griega de que se reconvirtiera pues no aceptaba estar sometida a la Santa Sede. Pero también se emitieron órdenes a los judíos, quienes debían diferenciarse en vestimenta de los demás y desde ese momento no podrían estar en ningún cargo público entre otras cosas.

Comentar todas las conclusiones a las cuales se arribó en el Concilio de Letrán IV no es la intención, sino ver las resoluciones que se tomaron contra los herejes, demostrando aquí Inocencio III que tenía pleno poder sobre todo el mundo occidental, que contaba con el apoyo de todos los cristianos y al mismo tiempo, dejó plasmado su convencimiento que la Cruzada Albigense estaba prácticamente ganada.

Imagen Inocencio III: Searobin en Wikipedia
Imagen Pedro Valdo: Tartessos75 en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...