El Coliseo Romano

El Coliseo Romano es el símbolo de la civilización que otrora supo ser la más importante del mundo. Si bien hablaremos de él, nos abocaremos a el aspecto más atractivo para todos, los usos que se le daba al mismo.

Uno de los emblemas que no olvidamos visitar cuando pillamos vuelos baratos a Roma es sin duda el Coliseo Romano. Es casi imposible no conocerlo si tenemos la oportunidad de estar en la ciudad de las siete colinas como se la suele llamar y no podía faltar en una mención a la civilización romana como la que estamos haciendo este mes en nuestro blog.

El Coliseo Romano

El Coliseo Romano

El famoso Coliseo data del siglo I y en realidad su nombre es «Amphitheatrum Flavium«, Anfiteatro Flavio en Castellano aunque fue cambiado posteriormente por Coliseo al tener a su lado el mítico Coloso de Nerón, una estatua en honor a este emperador un tanto peculiar. El nombre original se debe en honor a la dinastía Flavia cuyos emperadores fueron quienes ordenaron su construcción.

Así comenzó a edificarse en el entorno al año 72 con Vespasiano y fue completado con Tito como emperador en el año 80 de nuestra era aunque el último emperador de la dinastía Flavia, Domiciano, le realizó algunas modificaciones. Pero ahora pasemos a lo que realmente interesa del Coliseo Romano, el uso que se le daba al mismo pues de arquitectura en estas fechas no creo que tengáis ganas de leer.

Primero mencionar que si eran frecuentes los enfrentamientos entre Gladiadores y también es cierto que Nerón decidía tras las luchas si debían morir o no los mismos (ya que existe esa «leyenda», vamos a confirmarla). Pero no sólo esto se realizaba en su arena sino que eran muy frecuentes y asimismo con gran convocatoria, las recreaciones de grandes batallas ganadas por los romanos. Primero porque casi nadie les ganaba y luego porque no recrearían las derrotas, claro está.

"Pulgares abajo" de Jean Leon Gerome muestra la realidad de los gladiadores en la arena del Coliseo

"Pulgares abajo" de Jean Leon Gerome muestra la realidad de los gladiadores en la arena del Coliseo

La caza de animales o las obras de teatro también utilizaban en Coliseo en forma frecuente pero también otras cosillas un tanto más curiosas como por ejemplo naumaquias. Esto es representaciones de batallas navales pues el Coliseo Romano, como casi todos los anfiteatros construidos en la época, tenía la capacidad de poder ser cubierto con agua formando una gran piscina donde realizar las representaciones.

Pero también supo ser un refugio e incluso la sede de una orden religiosa, como también y lamentablemente sirvió como cantera de donde extraían el material para edificar otros edificios en Roma. Esta destrucción parcial del Coliseo Romano que aún se puede apreciar con la falta de algunas secciones, se detuvo cuando los cristianos en sus primeras épocas hicieron de él un santuario, donde se honraron las víctimas de los primeros años de esta religión.

Interior del Coliseo Romano

Interior del Coliseo Romano

Claro que también se realizaban ejecuciones en el lugar, pero eso ocurría esporádicamente a no ser cuando los emperadores lo decidían en medio de las luchas entre gladiadores como ya mencionamos. Algunos otros usos tenía como las representaciones de paisajes naturales, formando increíbles bosques en su arena. Podríamos profundizar más sobre el Coliseo Romano, abocándonos en otros aspectos pero por el momento, lo más importante o al menos divertido era conocer la faceta de los usos que se le daba al mismo.

Imagen Coliseo Romano: Quadell en Wikimedia
Imagen «Pulgares Abajo«: Bucephala en Wikipedia
Imagen Interior del Coliseo: Wikifreund en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...