Domingo de Guzmán

Domingo de Guzmán ha sido conocido por fundar la Orden de los Dominicos, pero tuvo un papel fundamental junto a Inocencio III pues fue enviado a predicar las doctrinas católicas en la región del Languedoc, en una de las últimas opciones diplomáticas de convertir a los herejes.

Santo Domingo de Guzmán

Santo Domingo de Guzmán

Antes de ingresar en el campo de las persecuciones contra los cátaros, debemos hablar de Domingo de Guzmán (1170 – 1221) por ser una de las personas en las cuales Inocencio III confió para evitar tomar medidas duras contra los herejes. En cierta medida fue una de sus opciones diplomáticas al problema que se le presentaba a la Iglesia al seguir creciendo en número los adeptos a estas doctrinas.

Domingo de Guzmán sin embargo es más conocido por ser el fundador de la Orden de los Predicadores, más conocido como los Dominicos. En el año 1206, con la bendición del Papa Inocencio III y tras terminar un período de embajadas en diversas naciones europeas, se establece en la región del Languedoc con el fin de convertir a los cátaros al cristianismo, pero basando sus acciones en la «prédica a pie«, la cual creía correcta.

De este modo seguiría los mismos pasos que los Perfectos cátaros, pues ellos desconocían a la hora de predicar, de las jerarquías y todos leían y difundían sus teorías religiosas siendo el motivo principal por el cual la Iglesia había perdido poder. Ocuparon, como mencionamos en post anteriores, el vacío religioso dejado por los representantes de la Santa Sede.


Ante la aparición de Domingo de Guzmán, un ferviente católico deseoso de transformar a los heréticos, Inocencio no dudó en enviarlo a modo de mostrar una cierta cercanía de la Iglesia con las personas, pero evidentemente esta idea no dio los frutos deseados.

Domingo de Guzmán predicando a los herejes

Domingo de Guzmán predicando a los herejes

Contrariamente a lo que se creía, las prédicas de Domingo de Guzmán fueron completamente rechazadas en gran parte, por la influencia que ya tenían en toda esta región las doctrinas cátaras que desde hacía varios años se venían dando de generación en generación. La gente desconfiaba enormemente de la Iglesia y en el catarismo encontraron el refugio religioso que necesitaban.

Tras ser fuertemente resistido y negado, exclamó que «donde no prevalece la convicción, prevalecerá el bastón«, una de sus más célebres frases y que en cierto modo, les estaba anunciando a los cátaros no sólo todo su enfado, sino la próxima medida que se tomaría desde Roma al negar las doctrinas cristianas de la Iglesia. Un anuncio al cual los cátaros restaron importancia pues estaban convencidos que sus actos eran los correctos.

Imagen Domingo de Guzmán: Shakko en Wikimedia
Imagen Domingo de Guzmán y los herejes: Mattes en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...