Descubren un nuevo dinosaurio emplumado

Una nueva especie de dinosaurio ha sido descubierta en China. Esta nueva especie está emparentada, al parecer, con el famoso y monumental “Tyranosaurus Rex”. Sin embargo, la particularidad de este milenario reptil reside en que estaba recubierto de plumas y no de escamas.

Una nueva especie de dinosaurio ha sido descubierta en China. Esta nueva especie está emparentada, al parecer, con el famoso y monumental “Tyranosaurus Rex”. Sin embargo, la particularidad de este milenario reptil reside en que estaba recubierto de plumas y no de escamas.

Yutyrannus huali

El nombre de esta peculiar criatura es “Yutyrannus huali”, definición que combina el latín académico y el mandarín para definir al bello rey con plumas. Aunque esta colosal bestia del cretácico era mucho más pequeña que su pariente el “Tyranosaurus Rex”, según explican los investigadores chinos y canadienses que lo han descubierto y estudiado, no deja de ser un animal formidable, que llegó a pesar casi dos toneladas.

La aparición de plumas en ciertas especies de dinosaurios no es algo nuevo. En los últimos treinta años se han descubierto varias especies con esta peculiaridad, la mayoría pertenecientes a la rama de los “Deinonychus”. Sin embargo, estos últimos están emparentados, de algún modo, con las aves, dado que su estructura ósea así lo apunta. No obstante, en el caso del Yutyrannus, esto no es plausible, ya que siguen líneas evolutivas diferentes.

Esta nueva especie, fue en su día un reptil bastante pesado, con una estructura ósea en nada semejante a la de las aves. Los huesos del Yutyrannus son robustos, muy semejantes a los que tenía su pariente, el tiranosaurio. A la luz de los datos aportados sobre su anatomía surge la pregunta del porqué de sus plumas. Al parecer, según apunta el equipo de científicos, podría tratarse de algún tipo de aislante térmico para regular la temperatura corporal.

La idea de que las plumas primitivas pudieron haber servido como aislante ha estado rondando desde hace tiempo”, explica el canadiense Corwin Sullivan. “Pero los animales de cuerpo voluminoso pueden retener el calor muy fácilmente y, de hecho, suelen tener más bien problemas por sobrecalentamiento de su organismo”, añade.

No obstante, una explicación plausible podría referirse a algún tipo de adaptación evolutiva la a las condiciones climáticas en que vivió este animal. El Yutyrannus vivió hace unos 130 ó 140 millones de años, durante una fase del Cretácico inferior en que las temperaturas fueron más frías que en otros períodos de aquella era, en general templada. El T.Rex y sus parientes más cercanos, sin embargo, vivieron en el Cretácico superior, con unas temperaturas mucho más cálidas.

Las plumas de Yutyrannus eran simples filamentos, más parecidas al plumón de un pollito actual que a las plumas de un ave adulta”, señala Xu Xing, del Instituto de Paleontología de Vertebrados y Paleoantropología, líder de la investigación.

La capa de plumas, por tanto, no estaba desarrollada del mismo modo que en las aves actuales o del mismo modo que ocurría en otras especies de dinosaurios como el ya citado Deinonychus, por lo que la teoría del “abrigo natural” cobre fuerza.

Sin embargo, aún quedan muchos datos que revelar de los estudios que se están realizando en los restos de la criatura. Aunque los científicos ya apuntan que los próximos meses serán decisivos para entender a qué se debió tan peculiar mutación y cómo le pudo beneficiar a este gran lagarto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...