¿Cuándo se gestó la Era de los descubrimientos?

La Era de los descubrimientos viene determinada por una serie de hechos previos como el desarrollo de medios cartográficos y náuticos que permitieron a los navegantes europeos ir conquistando los mares.

En el post de hoy hablaremos de la Era de los descubrimientos y trataremos de explicar por qué el viaje de Cristóbal Colón a América ocurrió en el siglo XV y no antes o después. Parece que todo se prepara entre el siglo XII y el XIV, cuando se desarrollan medios cartográficos y náuticos, como el timón, o aparecen inventos como la brújula. Aquellos siglos fueron los siglos de las Cruzadas. Las compañías comerciales funcionaban a todo trapo y la experiencia en viajes marinos parecía suficiente para echar a andar algo más grande. Entre todo ello, no puede faltar el enorme interés que despertaba Oriente en Occidente, algo que Marco Polo demostró sobradamente.

Entre las expediciones previas que se realizaron entre los siglos XIII y XIV, y que fueron abriendo el camino a los marineros del siglo XV destacan la de Lanceloto Malocello, que llegó a la isla de Lanzarote, o las de Ugolino y Vadino Vivaldi, quienes quisieron llegar a la India, pero se perdieron. Existen varias teorías que explican por qué no triunfaron los primeros intentos y qué era necesario para que ese tipo de proyecto tuviera éxito. Lo cierto es que habría que esperar a la formación de los Estados Modernos (en España con los Reyes Católicos), con recursos económicos suficientes, para que financiases estas empresas marinas a gran escala. Además, la vía marítima no se contempló como una opción hacia Oriente hasta que los turcos hicieron imposible el paso terrestre. Sin duda, las rutas por tierra eran lentas, costosas y peligrosas, mientras que las marítimas era mucho más rápidas y rentables: un barco viaja mucho más rápido que un caballo y puede transportar mucha más mercancía.

Sin embargo, el mar necesita un proceso de conquista lento que lleva varios siglos. Se empieza por el mar Mediterráneo, se sigue por el mar Báltico y cuando se está listo, los barcos comienzan a descubrir el Océano Atlántico, de lo cual hablaremos otro día. Pero la importancia de que sea el Atlántico el lugar de entrenamiento de los marineros europeos reside en el hecho de que los puertos desde los que parten se convirtieron en centros económicos de suma relevancia. Son, así, los casos de Génova, Flandes o Sevilla. Sobre todo, este último tendrá un peso decisivo en la conquista de los océanos. Como ya dijimos aquí en alguna otra ocasión: Sevilla se convirtió en el centro del mundo.

Foto: Marco Chiesa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...