Crimea, la historia de un conflicto

Crimea fue famosa en la siglo XIX por una guerra que costó mucho al Imperio Ruso. Las ansias expansionistas del zar Nicolás I, que quería tener un acceso directo al Mediterráneo, se vieron truncadas por la alianza de turcos, franceses e ingleses.

crimea

Estos días está en portadas de medio mundo lo que está pasando en Crimea. La verdad es que la situación es bastante complicada como para aclararla en un solo post. Hoy trataremos de darle una perspectiva histórica a todo el conflicto que ocurre entre Ucrania y Rusia. Pues bien, empecemos. Esta península ucraniana ha sido foco de diversos enfrentamientos a lo largo de su Historia. No me voy a remontar a su etapa medieval, por donde pasaron godos, hunos, alanos, ávaros…, basta con rememorar lo que ocurrió entre 1853 y 1856 para entender la importancia geoestratégica que tiene Crimea, algo todavía hoy vigente.

Entre aquellos años Crimea, bañada por el Mar Negro, pertenecía al Imperio Ruso. Era el momento de los grandes imperios. Francia y Gran Bretaña mantenían su particular carrera por controlar toda África y Asia, las cuales habían convertido, casi en su totalidad, en colonias. Y como no, Rusia también tenía ansias por expandirse. El zar Nicolás I eligió Moldavia y Valaquia, que pertenecían al Imperio Otomano, como sus primeras anexiones. En realidad, el pretexto religioso de defender a los cristianos ortodoxos de estos territorios guardaba, realmente, motivos estratégicos y económicos: llegar al Mediterráneo. Evidentemente, la guerra estalló. De un lado, estaban los turcos, que se sentían agredidos por los rusos, los franceses y los ingleses, dispuestos a limitar la competencia imperialista al máxima; y del otro lado, se encontraban los rusos.

La Guerra de Crimea, como así se conoce este conflicto y que dejó una severa derrota en las filas del Imperio Ruso, poco tiene que ver con lo que sucede actualmente. Sin embargo, guarda ciertas semejanzas con la situación que se vive ahora: el expansionismo ruso, la importancia estratégica de Crimea o el enfrentamiento de Rusia con la comunidad internacional son elementos que se están repitiendo actualmente. La inestabilidad política en Ucrania ha sido aprovechada por Rusia para reclamar un territorio que históricamente les ha pertenecido. Fue Kruschev el que cedió Crimea a Ucrania en 1954. Sin embargo, ni la disolución de la URSS fue capaz de hacer regresar esta península a la Federación Rusa. La cuestión de Crimea ya fue motivo de conflicto entre ambos países allá por 1992. Fue en 1994 cuando el movimiento autonomista de Crimea tuvo mayor fuerza. Sin embargo, los esfuerzos secesionistas fracasaron y se impuso el control de las instituciones ucranianas. Veinte más tarde, el tema sigue sin resolverse. Esperemos que si lo hace, sea por la vía diplomática.

Foto: dr_tr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...