Consecuencias de la Revolución Francesa

Las consecuencias de la Revolución Francesa son muchas y varias de ellas fueron impulsadas por Napoleón. Aquí describimos las más importantes en en el orden económico, social y legal principalmente, aunque la religión tampoco se escapa de este pequeño análisis.

Hemos hablado anteriormente de las causas que llevaron a la Toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789 como así del famoso Congreso de Viena, pero ¿cuáles fueron las consecuencias directas de la Revolución Francesa? En este punto nos apoyaremos hoy para dejar más claro el asunto de la revolución y así en el final que tuvo la misma, que puede ser interpretado para bien, o para mal.

Libertad, Igualdad y Fraternidad, lema de la Revolución Francesa. Foto: Paris16 en Wikipedia

Las principales consecuencias de la Revolución Francesa fueron el derrocamiento de Luis XVI del trono, como así la abolición de la Monarquía en Francia, con la consecuente proclamación de la llamada I República, poniendo fin así al Antiguo Régimen.

Este proceso le puso fin a los privilegios con los que contaban tanto la aristocracia como el Clero, eliminado la servidumbre, el diezmo y los derechos feudales. También se disgregaron las propiedades como se introdujo el principio de distribución equitativa en el pago de impuestos.


Otras consecuencias de la Revolución Francesa fueron las diversas transformaciones sociales y económicas donde debemos incluir la supresión de pena de prisión por deudas y la abolición de herencia de tierras al primogénito en las familias.

No debemos olvidar que dentro de las consecuencias de la Revolución Francesa ubicamos a Napoleón Bonaparte, quien instituyó durante el Consulado algunas reformas de gran importancia, como la fundación del Banco de Francia, la implantación de un sistema educativo que revocaba al anterior secular y muy centralizado.

Además ordenó crear la Universidad de Francia a la cual podían ingresar todos los ciudadanos a un puesto de enseñanza sin importar su procedencia ni su estatus social. Propuso además reformas legales, como son el derecho de habeas corpus, la celebración de juicios justos y sobre todo, la igualdad ante la ley.

La religión no quedó fuera de las consecuencias ya que se desempeñó un importante papel, más que nada a favor de la sociedad, permitiendo la libertad de culto y la libre expresión de la fe que profesara cada uno de los integrantes de la sociedad francesa de la época.

He aquí las principales consecuencias de la Revolución Francesa y como veis, Napoleón no fue tan malo como suele decirse por muchos lados. Al contrario, buscó la igualdad en Francia para todos los integrantes de la sociedad como así impuso reformas de estructura muy de fondo, que en si se mantienen aún en todo el mundo.

*Notas: El retrato de Libertad, Igualdad y Fraternidad es obra del pintor Eugène Delacoix, mientras que el Retrato de Napoleón es obra de Jacques-Louis David.

Imagen Napoleón: Eloquence en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...