Consecuencias culturales de la Revolución Francesa

Luego del Congreso de Viena y como consecuencia de la Revolución Francesa, tenemos las consecuencias culturales de la misma, las que para comprenderlas, debemos saber que se refiere a un cambio de estructuras de la sociedad, y no al surgimiento de una nueva tendencia.

Hemos hablado tanto de las consecuencias de la Revolución Francesa como del Congreso de Viena, pero gracias a un comentario nos hicieron dar cuenta que no hemos mencionado, o que no han quedado sobreentendidas (lo que es peor), las consecuencias culturales posteriores a los acontecimientos mencionados.

Toma de la Bastilla. Foto: Dodo en Wikipedia

No es sencillo explicarlas y para ello lo mejor es generalizar un poco, y a medida que van surgiendo enlazarlas con otras definiciones que ya hemos hablado anteriormente pues, todo tiene algo que ver en este caso. Y por ello debemos mencionar tres nuevos pensamientos que comenzaron a surgir con mucha fuerza e incidieron en demasía en la sociedad de la época, el nacionalismo, el liberalismo y el romanticismo.

Nuevos vientos soplaban no sólo en Francia, sino en toda Europa luego de la Revolución Francesa, sobre todo aquellos cargados de la libertad del hombre. Aquí es donde se dan los cambios culturales mayores, pero en un sentido de la palabra cultural basado en la cultura general de una sociedad y no en algo específico. Ahí se ven las consecuencias culturales.


En el pensamiento de las personas, la libertad de culto, de educación, de escoger lo que realmente creían que debían hacer u opinar. Por ello es que la Revolución Francesa marca el fin de la época Moderna y el comienzo de la Contemporánea, por el hecho de que toda la sociedad cambió radicalmente, desde las propias estructuras, pese a querer reinstaurar el Antiguo Régimen, lo que no dio resultado pues los ideales calaron profundamente en la sociedad.

Claro que esto influyó en las famosas Revoluciones de 1830, 1848, donde las revueltas por derrocar a los monarcas siguieron el mismo cauce que durante la propia Revolución Francesa, logrando finalmente la liberación del pueblo del autoritarismo que se quería imponer por parte del Estado, sobre todo bajo el mando de Luis Bonaparte, sobrino de Napoleón (que en nada se pareció a su tío, eso está más que claro).

Congreso de Viena. Foto: TT1 en Wikipedia

En resumen, para comprender las consecuencias culturales de la Revolución Francesa y por ende, del Congreso de Viena, es menester conocer algunos otros acontecimientos como las revoluciones mencionadas, así como definiciones sobre liberalismo, nacionalismo y romanticismo, que a la brevedad las haremos.

De todas formas, comprendiendo que al decir consecuencias culturales nos referimos a toda la cultura de la sociedad y no a, por ejemplo, la aparición de una nueva tendencia, tendremos el camino un poco más despejado para que sea más sencillo su entendimiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 3,60 de 5)
3.6 5 10
Loading ... Loading ...