¿Cómo ha fallecido John McAfee?

John McAfee repitió multitud de veces que si un día aparecía suicidado, no habría sido por decisión propia.

En repetidas ocasiones, John McAfee dijo: “Si algún día me suicido, yo no lo hice”. En su discurso en redes sociales esta era una de sus afirmaciones más habituales. Utilizaba el término “whacked”, el cual Google traduce como “estaba loco” de una manera no acertada, aunque eso no evita que decenas de páginas web lo transmitan con ese significado. En su lugar, lo que quería hacer ver McAfee, incluso haciéndose un tatuaje en su brazo derecho con la palabra en cuestión, es que él, por ninguno de los motivos, se habría decidido suicidar. Si eso pasara, como ha ocurrido, el motivo tendría que ser otro distinto.

Hay más ocasiones en las que McAfee habló al respecto y puso en sobre aviso a quienes pudieran estar pendientes de lo que le ocurría. Por ejemplo, en octubre de 2020, tras ingresar en la prisión de Barcelona donde ha fallecido, publicó “Estoy contento aquí. Tengo amigos. La comida es buena. Todo está bien. Sabed que, si me ahorco a la Epstein, no habrá sido cosa mía”.

La referencia la hacía con lo ocurrido con Jeffrey Epstein, que se suicidó colgándose en 2019. Días antes de hacerlo se le había encontrado en su celda casi inconsciente y con marcas de haberlo intentado con anterioridad. Y en el día de su muerte, la autopsia desveló que se había partido un hueso del cuello que normalmente se vincula con el estrangulamiento y no con el suicidio colgándose. Las teorías indicaron que Epstein, tal y como afirmaba McAfee, no se había suicidado.

No obstante, la situación de Epstein, aparentaba ser diferente a la de McAfee. Contra el creador del famoso antivirus de mismo nombre, solo había acusaciones sobre cómo no había pagado los impuestos correspondientes a varios años. Él afirmaba que estaban pagados y que todo era una historia creada por el gobierno norteamericano para ir a por él, en especial por parte de algunos agentes que tenían mucho que ocultar y que sabían que McAfee sabía demasiado.

Con anterioridad, McAfee, que siempre fue un hombre polémico, de extrañas declaraciones y de aspecto y vida a lo Tony Stark, había reconoció que tenía 31 terabytes de información clasificada, trapos sucios y otros datos incriminatorios que implicaban a todo tipo de personas. Amenazó a funcionarios y agentes de la CIA, entre otros, y también parece que sabía mucho sobre políticos e incluso altos cargos públicamente conocidos. Esa información podría haber sido la que le llevara a fallecer.

Dijo que, si algún día le pasaba algo, esos datos que había recopilado serían enviados a la prensa y que eso destruiría la vida y la imagen de todos los implicados. De momento, se desconoce si esos datos se han enviado, si la prensa que los recibiera haría algo al respecto o si, en realidad, alguien acabó con su vida porque la información ya había sido recuperada. Lo único que se sabe es que se había aprobado la extradición del ejecutivo a Estados Unidos, donde pasaría a disposición de las autoridades. No obstante, también se dice que era poco probable que McAfee tuviera que volver a Estados Unidos en una fecha próxima, ya que sus abogados iban a recurrir la sentencia y todo el proceso se comenta que iba a ser mucho más largo de lo que se podría imaginar.

Recientemente publicó un mensaje en el que decía que el gobierno norteamericano le había increpado que tenía escondidas criptomonedas, cuando él reconocía que no era así, porque todo había acabado desapareciendo. Decía “Mis amigos se han evaporado debido al miedo a la asociación. No tengo nada. Pero, aún así, no me arrepiento de nada”.

Toda la historia de John McAfee es difícil de seguir y, en algunos casos, de creer. Estuvo rodeado por el escándalo. Fue sospechoso del asesinato de un vecino, aunque finalmente no se encontró forma de relacionarle con lo ocurrido. Vivió al límite. Se presentó a la presidencia de Estados Unidos en dos ocasiones, 2016 y 2020, y en el mismo 2020, terminó en una cárcel de España. ¿No suena todo rarísimo?

Poco después de su fallecimiento, en su perfil de Instagram se publicó una letra Q, haciendo relación a la teoría conspiratoria de QAnon. En esta se dice que existe un grupo muy grande de personas conocidas y poderosas que forman algún tipo de organización oculta en la que rinden tributo al demonio, practican el canibalismo y trafican con seres humanos con intenciones absolutamente terribles. Esto es algo que se ha expresado en varias ocasiones y cuya eliminación se cuenta era uno de los objetivos que tenía Donald Trump durante su paso por la presidencia de Estados Unidos. No obstante, hoy día solo se ha considerado como una teoría falsa y un cúmulo de barbaridades sin ningún tipo de criterio.

Eso no ha impedido, no obstante, que la muerte de John McAfee se produzca en una serie de condiciones que resultan, cuanto menos, extrañas. En los últimos días se le vio con un aspecto poco saludable, demacrado, temiendo que, si le extraditaban, significaría que pasaría el resto de su vida en prisión. Se planteaban para él 30 años de cárcel, y teniendo 76 años, no habría muchas posibilidades de que pudiera fallecer fuera de la cárcel.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...