¿Cómo evitó Steve McQueen que le asesinara la familia Manson?

Steve McQueen se salvó de morir en el asalto que hizo la familia Manson a la casa de Sharon Tate a finales de la década de los 60.

Steve McQueen, actor varonil del Hollywood clásico, falleció el 7 de noviembre de 1980 víctima de un cáncer que desarrolló debido a la exposición constante que tuvo en el ejército al amianto. Su enfermedad fue muy seguida en la prensa por la manera en la que insistió en recibir tratamientos poco eficaces en México y desoír las recomendaciones de sus médicos en Estados Unidos. En una de las cirugías para retirar uno de los tumores que tenía en el cuerpo, el actor falleció víctima de un ataque al corazón pocas horas después de la intervención.

McQueen falleció a los 50 años, pero podría haberlo hecho 11 años antes. El motivo de ello es que, en principio, estaba previsto que el actor asistiera a la fiesta en la que la familia Manson asesinó a cinco personas, incluida la actriz Sharon Tate.

Ese incidente, el cual quizá os suene por la película Érase una vez en… Hollywood, llevó a que algunos de los miembros de la familia Manson, liderados por Charles Manson, acabasen con la vida de cinco personas: Sharon Tate, su hijo nonato Paul Richard Polanski, Jay Sebring, Abigail Folger, Wojciech Frykowski y Steven Parent.

Steve McQueen era amigo íntimo, sobre todo, de Jay Sebring y Sharon Tate, con los que había compartido momentos íntimos en los que los tres vivieron su relación amistosa y liberal intensamente (y lo dejamos ahí). A Sharon, el McQueen la había denominado como la mujer más espectacular del mundo, mientras que Sebring era su peluquero e íntimo amigo con el que compartía juergas y momentos muy locos.

Horas antes de la fatídica noche en la que los Manson pusieron a Hollywood contra las cuerdas, Steve había accedido a ir a esa misma fiesta. También lo hizo otro amigo del grupo, Quincy Jones, que tampoco asistió a la fiesta porque tuvo un momento de esos de olvido y se le pasó asistir (o simplemente podría no haber tenido ganas o haber tenido algo mejor que hacer, quién sabe). Pero en el caso de McQueen, el motivo por el cual no asistió es porque estaba ocupado teniendo una cita con una mujer cuya identidad no ha pasado a la posteridad porque, en realidad, en aquella época el actor estaba casado.

Su esposa de la época, Neile Adams, fue la que aportó este dato que el mundo desconocía y que explica el motivo por el cual Steve McQueen salvó la vida en aquella terrible noche. Eso sí, a partir de ese momento, el actor no salía nunca de casa sin una pistola, sobre todo porque sabía que su nombre llevaba varios meses en la lista negra de los Manson.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 3
Loading ... Loading ...