¿Cómo era la máquina de terremotos de Tesla?

Una de las invenciones más curiosas y extrañas de Nikola Tesla fue una máquina que, según el inventor, era capaz de producir terremotos.

Dicen que todos los genios y, sobre todo, los inventores, tienen algo de locos. No es algo que pongamos en duda teniendo en cuenta lo que nos ha enseñado la historia. ¿Acaso no estamos todos un poco locos? Pero los inventores, en algunos casos, lo llevan al extremo. A Nikola Tesla le conocemos, principalmente, por sus aportaciones en el trabajo con electricidad. También, eso sí, sabemos que tuvo muchos problemas con Edison y las historias sobre las creaciones de Tesla han llevado a que sea una de las figuras más apasionantes de su época.

La invención de este genio de la que hablamos en este texto es la máquina de terremotos de Tesla. Así, como suena, impacta bastante. Aunque recibe este nombre, no es, ni mucho menos, el científico. En realidad, es conocida como oscilador electro-mecánico. Se trata, explicándolo de una menos impactante que la que usa la palabra terremoto, de un generador eléctrico que funciona con vapor. Tesla lo patentó en el año 1893, aunque no llegó a tener precisamente el éxito que el inventor había esperado que alcanzara.

En una de sus apariciones públicas, Tesla dijo que, en un periodo de 2 años, esperaba llegar a ganar 100 millones de dólares de la época gracias a su máquina de terremotos. Eso lo mencionó en 1935, mucho tiempo después de haber hecho la patente y, posiblemente, de haber perfeccionado la máquina. No obstante, ese tremendo éxito que esperaba Tesla nunca llegó y el inventor falleció en 1943 sin haber llegado a ingresar los millones de creía poder ganar con la invención.

Si veis una foto del oscilador, apreciaréis que se trata de una herramienta que se ajusta contra el suelo y que, a nivel de diseño al menos, no parece tener mucho misterio. En su funcionamiento es donde radica todo el meollo de la cuestión y lo que llevó a Tesla a afirmar abiertamente que, usando en 1898 una versión avanzada de la máquina, había llegado a causar un terremoto en la ciudad de Nueva York.

La realidad es que, por los diseños que han sobrevivido y otros materiales, se sabe que Tesla hizo multitud de prototipos y que incorporó muchos cambios a la vista de que no estaba consiguiendo los resultados que quería. El funcionamiento era muy sencillo, basándose en un generador de electricidad mediante vapor. El vapor entra en el oscilador y luego sale por una superficie preparada para ello, generando una vibración en el suelo a altos niveles de velocidad y electricidad.

Se dice que la máquina era capaz de generar temperaturas de 200 grados, lo que implicaba que la estructura que se creaba para el oscilador tuviera que ser muy muy resistente. La intención de Tesla era poder llegar a usar este invento en distintos campos. Por ejemplo, pensaba en ello como sustituto de motores de vapor. También llegó a descubrir, según sus pruebas, que los efectos de la máquina de terremotos eran variados. Por ejemplo, llegó a reconocer que las vibraciones que generaba en el suelo provocaban un efecto laxante en las personas que se encontraban en el área de movimiento. Y ese efecto laxante era tan intenso que quienes lo sufrían tenían que irse al baño corriendo porque no podían aguantar las ganas.

Es posible que estas afirmaciones no tuvieran ninguna base científica y que Tesla se riera pensando en cómo, en el futuro, habría gente hablando de ello tal y como lo estamos haciendo nosotros. Es parte del misterio. A Tesla siempre le gustó montar un poco de espectáculo y generar controversia entre quienes le conocían. En 1935 estaba en su fiesta de cumpleaños cuando reconoció haber sido el responsable del terremoto que sufrió Nueva York en 1898 y de otras vibraciones que había sentido la ciudad.

Sobre las pruebas que realizó de la máquina de terremotos hay muchas historias y versiones. Se cuenta que tenía varias versiones del equipo de distintos tamaños y que aumentaba el tamaño a medida que hacía más y más pruebas. Con el aumento de las dimensiones también crecía el nivel de impacto que podía generar el oscilador. Hubo incidentes en los que sus vecinos llamaron a la policía por el ruido y movimiento que se producía de su instancia. En otros casos generó vibraciones que hicieron que la policía se personara en toda la zona e incluso ahuyentó a los vecinos de una obra cercana donde utilizó su invento.

En tiempos actuales, el equipo de Mythbusters hizo una réplica de la máquina, aunque con algunas modificaciones, y llegó a la conclusión de que era imposible que generase terremotos. Pero con Tesla nunca se sabe. Es muy probable que sus historias y afirmaciones estuvieran dentro de lo que entendemos como parafernalia para decorar sus demás invenciones y perfil. Era Tesla, al fin y al cabo. Pero también es posible que fuera su estructura la que, con sus materiales y valores, la que llevó a conseguir esos resultados.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...