Causas de la Segunda Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial se origina por una serie de acontecimientos estrechamente ligados entre si y que deberíamos estudiar por separado para comprenderlos mucho mejor. De todas formas aquí explicaremos brevemente como el Tratado de Versalles, la Crisis de 1929 y los Nacionalsocialismos con el Partido Nazi a la cabeza, son responsables directas del devenir de una cruenta guerra.

Cómo varios lo habéis solicitado y también como he prometido, es hora de mencionar las causas de la Segunda Guerra Mundial, la más cruenta de las conocidas y la que nos permitió conocer a toda la humanidad el grado evolutivo del hombre actual, aunque en este caso sea para mal, tras asombrarnos todos con el poder impactante de las bombas atómicas, final desconcertante de esta guerra.

Una guerra que cobró millones de víctimas no sólo por motivos bélicos sino por motivos ideológicos, como recordados son los Holocaustos Judíos, aunque este mal lo padecieron gitanos, homosexuales y todo aquel que no fuera identificado como Ario. Pero sin dudas el de mayor repercusión es el de los judíos por la verdadera masacre acometida contra ellos.

Infantería durante la Guerra. Foto: W.wolny en Wikimedia

Pero ya nos debemos adentrar en el motivo de este post, donde desarrollaremos las causas de la Segunda Guerra Mundial que al parecer generan ciertas dudas y un cierto entrevero con las de la Primera, lo cual es lógico puesto que muchas son similares como la situación de Alemania.

A grosso modo debemos mencionar tres que van en cadena y tomadas de la mano: las consecuencias de la Primera Guerra Mundial y sobre todo el Tratado de Versalles; la Crisis de 1929 y finalmente el desarrollo de los Nacionalsocialismos o Doctrinas Fascistas, principalmente con Hitler en Alemania y con Benito Mussolini en Italia.


Comencemos por el primer punto, el famoso Tratado de Versalles, una consecuencia directa de la Primera Guerra Mundial. No las trataremos todas, sino que nos abocaremos a la llamada Cuestión Alemana. Los debates suscitados en los aliados, entiéndase por ellos a Francia, Inglaterra, Estados Unidos e Italia (casi nula pero presentes al fin) pero sin la participación de la U.R.S.S. sumergida en una profunda crisis interna (Revolución Rusa).

Primeramente se divide Alemania en tres secciones, cada una de ellas bajo control de una de las potencias aliadas principales. Allí comienza la desmembración del territorio alemán, devolviendo tierras conquistadas por ellos durante la guerra, como Alsacia y Lorena a Francia, parte de Prusia Oriental a Polonia o Eupen y Malmedy a Bélgica.

Consejo de Versalles. De izq. a der.: el Primer Ministro David Lloyd George del Reino Unido, el Primer Ministro Vittorio Emanuele Orlando de Italia, el Primer Ministro Georges Clemenceau de Francia, y el Presidente Woodrow Wilson de los Estados Unidos. Foto: Hike395 en Wikipedia

Pero peores resultan las cláusulas de carácter económico, donde Alemania debería abonar a las potencias un total de 220 millones de Marcos motivando la protesta de Estados Unidos por ser realmente impagable, pero esto se verá en otra oportunidad. Pero además de esto, el desarme al cual es sometida la potencia, reduciendo sus hombres a tan sólo 100.000 como así sus armas se hace notar.

Pero lo que causa recelo en todo el pueblo alemán son los «castigos morales«, acusándose a Alemania de ser quien inicia el conflicto además de ser considerado como enemigo de la paz, por lo que se le prohíbe estrictamente ingresar a cualquier organismo internacional.

Todo esto fue llevando a un cierto recelo de los alemanes, por ser justamente denigrados al máximo, llevando a generar un sentimiento nacionalista que derivó en la creación de un movimiento nacionalsocialista que aglomeraba multitudes aduciendo la grandeza del pueblo alemán. Este movimiento encontró sentido de pertenencia a un partido político recién creado, el Partido Nazi, que reivindicaba la importancia de Alemania como una verdadera potencia mundial.

Pero entre los orígenes de este partido político encontramos también la Crisis del año 1929 la que afectó en gran medida a dos países más que a otros. Por un lado a Estados Unidos, donde se origina la misma, y por otro a Alemania, por ser el país que estaba estrechamente ligado a la economía norteamericana debido a que su reconstrucción fue posible gracias a los préstamos de dicho país.

Así es que entre la crisis de 1929 y el sentimiento de descontento popular alemán surge el partido mencionado, el Nazismo, donde se pregonaba la grandeza del país y su actual e injusta situación, algo que debía ser cambiado para así demostrarle al mundo, que Alemania era una verdadera potencia mundial.

De esta forma comienza la violación a los pactos del Tratado de Versalles, como el de armamento y creación de un ejército realmente importante, sin atender a las advertencias de los aliados, sobre todo de Francia e Inglaterra que eran quienes controlaban sus fronteras. Lógicamente esto comienza luego del año 1933, cuando Hitler es encargado por el presidente Hinderburg, a formar el gobierno, cediendo así terreno de forma democrática a un partido totalitario.

Esta decisión fue tomada por el presidente luego de que en 1930 adquiriera plenos poderes constitucionales para hacer frente a la crisis económica, y tras varios fallos en designaciones anteriores, decide nombrar a Hitler como Jefe de Gobierno, asumiendo la presidencia tras la muerte de Hinderburg en 1934 sin mayores problemas, pero allí ya nos iríamos de tema.

Muestra de miseria durante la Crisis de 1929. Foto: Bkwillwm en Wikipedia

Por lo pronto, esos factores son los decisivos para que Hitler decida invadir Polonia el 1º de septiembre de 1939. La antipatía de los alemanes frente a las muy duras sanciones impuestas por los aliados tras la Primera Guerra Mundial y la crisis financiera de 1929 llevaron a generar en el pueblo alemán un sentimiento nacionalista que haría germinar el Nacionalsocialismo y la posterior creación del partido Nazi.

Ahora bien, estas causas son tema de debate incluso ahora puesto que muchos han culpado a los aliados por las sanciones del Tratado de Versalles y ello ha generado todo lo posterior. Sin dudas, esta teoría es muy acertada y más siendo éste una causa directa, pero de todos modos, nadie sabe que pudiera haber pasado ya que la crisis se hubiera dado de todas formas.

A modo de resumen, no debéis olvidar las tres causas relevantes ya mencionadas, lo demás es información agregada para comprender un poco más en profundidad las mismas ya que es una serie de acontecimientos completamente unidos y complejos que derivarían en una guerra muy cruenta entre 1939 y 1945.

Imagen Mussolini y Hitler: Torvindus en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...