Cantares de Ciego

También conocidos como “romances de ciego”, estos cantares acompañados de ilustraciones en pliegos de cordel y amenizados con simples pero pegadizas piezas musicales, se convirtieron en uno de los vehículos de transmisión comunicativa más populares para el pueblo español.

También conocidos como “romances de ciego”, estos cantares acompañados de ilustraciones en pliegos de cordel y amenizados con simples pero pegadizas piezas musicales, se convirtieron en uno de los vehículos de transmisión comunicativa más populares para el pueblo español iletrado de aquel lejano siglo XVII.

Ilustración del Lazarillo de Tormes

En una España de fuertes contrastes, dónde pícaros y truhanes hacían de las calles su hogar, muchos fueron los ciegos (o los que fingían serlo) que se ganaban el pan, recitando junto a sus lazarillos los temas más diversos, mientras los ilustraban a golpe de puntero en lo que muchos, ya han catalogado, como las primeras tiras cómicas de la Historia.

Vagando de pueblo en pueblo, de plaza en plaza, estos proto-periodistas iban recitando las gestas de nobles hidalgos, la Historia de los reyes de España, las crónicas taurinas, las críticas y bufas contra notables personajes o aquellas historias llenas de sátira y carácter moralizante con las que pretendían ilustras a la vez que entretener a las gentes.

El romance o cantar de ciego poseía una estructura fija, que permaneció inalterable hasta casi el siglo XIX dónde aún se entonaban estas piezas en puntos no tan remotos de nuestra geografía:

Introducción.
En los primeros versos, haciendo gala de un estilo recargado, barroco, el autor convocaba y animaba al público para que se reuniese en torno a su figura y le prestara atención. En una España de fuerte tradición católica, el autor también se encomendaba a la Virgen y a los Santos para que le ayudasen a recitar de forma certera la pieza.

Cual feriante, el autor solía engrandecer su historia haciendo alusión, con gran retórica, a la rareza de la misma, o la muy novedosa información que traía consigo, siendo sus oyentes los primeros que iban a escucharla de sus labios, aunque en realidad ya llevase recorridos cuatro o cinco pueblos contando aquellos mismos hechos.

Esta introducción tenía como finalidad preparar el ánimo del espectador distraído y darle tiempo a que se acercara al grupo donde se iba a empezar a cantar el romance.

Desarrollo de la historia.
En ésta fase el ciego, acompañado de su lazarillo, quien le ayudaba a mostrar las viñetas al público y quien en ocasiones amenizaba la pieza con alguna ligera pieza musical con flauta o bandurria, entonaba y narraba la peculiar historia a las gentes congregadas.

Conclusión y moraleja.
Aquí finalizaba el poema, generalmente de forma grandilocuente, siendo habitual que encerrase alguna sencilla moraleja con un fin didáctico y moralizante.

El autor, terminado el romance, pedía perdón (seguramente con una falsa modestia) a su auditorio por las faltas cometidas, tras lo cual solicitaba a los oyentes que manifestasen su agrado, si había sido tal, mediante una colaboración monetaria o la compra del pliego que traía impreso el romance.

Seguro que a muchos de vosotros os venga a la mente, en este punto, aquella famosa obra del “Lazarillo de Tormes” que tan ricamente narra los entresijos y pormenores de tales representaciones dramatúrgicas.

Los Cantares de Ciego, sirvieron no sólo como un modelo de transmisión de ideas y noticias, sino que tuvieron un fuerte carácter moralizante entre las clases más bajas, convirtiéndose en un manual de “buenas costumbres” para el vulgo. También destaca su marcado carácter religioso y transmisor de la cultura católica, más en aquellos tiempos, donde la Inquisición revisaba con esmero toda idea que se propagase al pueblo.

Así, pese a que transmitían un cierto fervor religioso, no fueron pocos los pliegos prohibidos por la Iglesia por su temática polémica y controvertida, que engrosaron aquel temido Índice de libros prohibidos.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...