Breve historia de la tierra. Parte 1. De los origenes a los 2500 millones de años

El primero de los periodos en los que se divide la formación del planeta Tierra, se conoce como Hadeico.
En contra de hipótesis emitidas, se ha comprobado la existencia de moléculas orgánicas en el Sistema Solar, fuera de nuestro planeta. En e! medio interestelar se han detectado cantidades importantes de monóxidos de carbono (CO), ácido fórmico (HCOOH), etc,

El periodo Hadeico
El primero de los periodos en los que se divide la formación del planeta Tierra, se conoce como Hadeico (también llamado hádico o hadeano). Corresponde a la primera etapa del Tiempo Precámbrico, esto es desde el momento en que se forma el planeta hasta hace unos 3.800 millones de años, momento de inicio del Arcaíco. Durante el Hadeíco el Sistema Solar probablemente se estaba envuelto en una gran gran nube de gas y polvo. La Tierra quedó consolidada como resultado de la compactación de aquella que orbitaba. El nombre proviene de Hades que en la mitología griega era el dios de los muertos.

El periodo arcaíco
El siguiente periodo de la Tierra de los orígenes, es el Arcaico, que abarca el 45% del tiempo de la Tierra, y es un periodo lleno de acontecimientos. Con una duración de mil quinientos millones de años, es el periodo menos conocido. En lo orígenes, la Tierra estába sufriendo todavía los efectos finales del origen del Sistema Solar. Iluminada por un sol pálido, bombardeada por enormes asteroides. Al terminar el periodo Arcaico, la Tierra se ha convertido en un cuerpo estable, con grandes continentes surgiendo de una hidrosfera tibia colonizada desde hace más de 1.000 millones de años por algas fotosintéticas.

No resulta fácil estudiar la historia de la Tierra por lo escaso del registro y su carácter fragmentado y a veces confuso de las muestras. El Arcaico es también, un periodo de incognitas que gracias a cientificos pluridisciplinares y a los esfuerzos coordinados de petrólogos, geofísicos, biólogos moleculares, sedimentólogos, climatólogos y estructuralistas se esta consiguiendo despejar el camino hacia los orígenes.
Un especialista en el Arcaico escribió que las rocas de esta edad no sólo afloran en superficies reducidisimas, sino que además lo hacen en los lugares más remotos del planeta. Las rocas arcaicas cubren sólo un avaro 3 % de la superficie de la Tierra, y ello en ambientes tan inhóspitos como el Artico canadiense, la selva amazónica, Groenlandia, el centro de Siberia, el norte de Finlandia o el oeste de Australia.

En Canadá y Australia se han encontrado las formaciones rocosas más antiguas conocidas hasta ahora y se encuentran y tienen una antigüedad de aproximadamente 4.400 millones de años. En Groenlandia también se han encontrado formaciones similares, que se han fechado en 3.800 millones de años.


Durante el Arcáico existía una mayor actividad tectónica debido a la mayor velocidad en que se produce la litosfera, por lo cual también cabría esperar que hubiese mayor actividad en las dorsales y un mayor número de ellas, así como mayor actividad en las zonas de subducción y mayor número de placas y más pequeñas evidentemente. Durante el Arcaico se forma la corteza terrestre la cual sufrira durante todo este periodo numerosos cambios, debido a la gran actividad volcánica.

El comienzo del Arcáico se situa en los 4000 millones de años, coincidiendo con la aparición de las primeras rocas de origen terrestre (Gneises granulíticos de la Formación Acasta, Canadá, con 4030 millones de años). Aunque se han encontrado fragmentos de roca más antiguos (circones detríticos de la Formación Jacks Hills, Australia, datados en 4404 m.a) no se conoce de qué rocas proceden ni la dinámica terrestre de aquella época, el Hádico. También se han encontrado fragmentos de meteoritos de edades hasta 4570 Ma, edad a la que se supone se formó el Sistema Solar, pero que no aportan información sobre la geología anterior al Arcáico.

En la etapa Arcáica queda establecida la orogenia kenósica, por la cual muchas placas comienzan a colisionar entre sí, dando como resultado un número menor de placas pero más grandes. Con el fin de la orogenia Kenósica, se marca también el fin del periodo Arcáico.
Se supone que durante este tiempo se individualizan las distintas envolturas del Planeta, diferenciándose la primitiva corteza litosfórica, delgada y poco extensa (del orden de 5-10 por 100 de la actual), así como débil y sin rigidez, lo que inhabilitarla los fenómenos de tipo “tectónica de placas”.

Durante este intervalo, también, se delimitan y configuran las divisiones entre litosfera, hidrosfera y atmósfera, si bien sus límites y composición, así como relaciones mutuas, no son entonces ni siquiera parecidas a las actuales. La corteza inicial seria transitoria porque se refundiría al descender arrastrada por corrientes convectivas y sería perforada por los frecuentes impactos de planetoides.

El origen de la vida
En contra de hipótesis emitidas, se ha comprobado la existencia de moléculas orgánicas en el Sistema Solar, fuera de nuestro planeta. En e! medio interestelar se han detectado cantidades importantes de monóxidos de carbono (CO), ácido fórmico (HCOOH), etc, que nos plantea el problema de la síntesis de estas moléculas orgánicas a partir del medio inorgánico circundante.

Estas moléculas parecen originadas como si de un proceso natural espontáneo se tratara, similar al que dio origen a las primeras sustancias orgánicas en la Tierra. En las actuales condiciones de temperatura, iluminación y composición de la atmósfera e hidrosfera terrestres esta síntesis natural no sería posible puesto que sólo son estables las moléculas menores, mientras que los productos orgánicos que pudieran llegar a formarse de modo natural serían destruidos de inmediato por oxidación y, principalmente, acción de los rayos ultravioletas. Sin embarho mientras que en la atmósfera y en condiciones pregeológicas del planeta (equivalentes a las del medio interestelar actual) este proceso si podría tener lugar.

Si es difícil dilucidar el origen de las sustancias orgánicas, más lo es el de la propia «vida», máxime por la ausencia de restos fósiles de los primeros tiempos de la Tierra, pero, en una paulatina complicación de las reacciones, debió de aparecer algún compuesto dotado de la propiedad de disociar el dióxido de carbono, liberándose energía que se emplearía para, con los carbonos restantes, fabricar nuevas moléculas orgánicas: a este proceso, denominado sistema molecular capa. de autorreproducirse lo asimilamos como una primitiva forma de vida.

Desde este momento y hasta la aparición de los primeros restos fósiles seguros, nos mantenemos en el campo de lo desconocido.

Acontecimientos clave en la Tierra arcáica
4200 – 4100 millones de años Minerales más antiguos
3900 m.a Final de bombardeo meteorítico
3760 m.a Primer evidencia de hidrosfera y de actividad orgánica. Tectónica de microplacas
3500 m.a Colonización biológica en la zona fótica (aquella en la que llega la luz del Sol)
3300 – 3200 m.a Litosfera continental actualisdta (150 – 200 kilómetros de grosor). Primeros diamantes conservados.
2870 m.a Primer rift continental
2800 – 2600 m.a Primeros estromatolitos abundantes
2800 – 2500 m.a Abundantes cantidades granitos derivados del mano. Gran crecimiento de la corteza continental.
2700 m.a Tectónica de placas. Primera ofiolitas y rifts continentales comunes.
2600 m.a Clima continental árido. ¿Primera atmósfera oxidante?. Primeras capas rojas.
2514 – 2500 m.a Inyección del Gran Dique, Zimbabwe. Grandes cratones.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...