Akenatón, el faraón de los cambios

Akenatón fue uno de los faraones más controversiales de la Historia de Egipto y prueba de ello fueron los cambios que realizó en el imperio, modificando toda la vida social y religiosa de la civilización.

Akenatón

Akenatón

Entrada la XVIII dinastía del Imperio Nuevo de Egipto, encontramos uno de los faraones más conocidos de toda la civilización, Amenhotep IV, más conocido como Akenatón y su reinado se caracterizó por ser muy controversial, conflictivo y revolucionario, llegando al extremo de modificar toda la vida del imperio.

Akenatón fue el 10° faraón de la XVIII dinastía y reinó en el entorno de 1350 a.C. aunque como siempre, las fechas son inexactas por ello prefiero no poner ninguna de las conocidas. Si se sabe que entre los 16 años y los 24 asume al trono tras la muerte de su padre Amenhotep III aunque aún se sospecha que pudo haber existido la corregencia aunque no hay una posición única entre los expertos.

También se sabe que al asumir ya estaba casado nada más y nada menos con con Nefertiti, otra de las grandes personalidades que conocemos hoy en día y que suele causar admiración y misterio incluso en nuestros tiempos.


Ni bien asumido al trono los conflictos aparecen pues se acerca a Heliópolis y sus sacerdotes ya que el propio faraón tenía una idea del «rey solar» que sus predecesores no. Aunque cabe destacar que también fue para frenar el poder de los sacerdotes de Tebas.

Y allí comienzan los cambios pues su nombre pasa de ser Amenhotep IV para Akenatón que significa «Servidor de Atón» y lo impone como culto de toda la civilización. ¿Cómo hace esto? Eliminando el culto a todos los demás dioses aunque cometió un error muy grave cuando procuró hacer lo mismo con Osiris.

Nefertiti, la esposa del faraón

Nefertiti, la esposa del faraón

El culto a Osiris estaba muy arraigado en los habitantes de Egipto y el intento de eliminación le causó varios conflictos, aunque de todos modos logró modificar toda la vida religiosa y social del imperio, dejando de lado sobre todo la política exterior.

Una política exterior que desde el reinado de Amosis I fue fundamental para preservar Egipto libre de invasiones pero bajo este reinado el temor de nuevos intentos de conquista siempre estuvo presente.

Entre los cambios que realizó, fundó una nueva ciudad llamada Aketatón en donde se ubicaría la nueva capital del Imperio. Su traducción sería «El horizonte de Atón» y actualmente esa ciudad es conocida como Tell-al-Amarna.

Allí ordenó construir una necrópolis donde se supone que estaba su tumba aunque pocos indicios de ello existen. Entre los descubrimientos más destacados que tenemos, el Himno a Atón el que recomiendo su lectura pues nos muestra un claro amor por el dios en cuestión siendo esta una de las obras religiosas antiguas más bonitas de todos los tiempos.

Imagen Akenatón: Papillus en Wikipedia
Imagen Nefertiti: Ari en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...