A 32 años de la Guerra de las Malvinas

A 32 años de la Guerra de las Malvinas, la visita de la reina de Inglaterra, Isabel II, al Papa Francisco, de nacionalidad argentina, no logró hacer olvidar el grave conflicto que ha marcado la relación de ambos países desde entonces.

El pasado 2 de abril se cumplieron 32 años del inicio de la Guerra de las Malvinas. Desde entonces, británicos y argentinos han tenido una relación, digamos, bastante tensa. Es cierto que a los ingleses no les sentó nada bien el gol de Maradona con la mano en el Mundial de México 86. Pero no voy a hablar de eso. Hace un pocos días conocimos la noticia de que la reina de Inglaterra, Isabel II, había realizado una visita al Papa Francisco, de origen argentino, en el Vaticano, y en ella no se respiró un buen ambiente precisamente. La actitud de la monarca dejó mucho que desear, llegando tarde a la cita, marchándose un poco antes y haciéndole al máximo mandatario de la Iglesia Católica un presente, cuanto menos, atrevido: una botella de whisky escocés.

No sabemos qué hay detrás de todo, pero podemos entrever cierto recelo sobre aquel episodio bélico ocurrido en los años 80 del siglo pasado que enfrentó a Inglaterra y Argentina. Es cierto que no hablaron del tema y que el anglicanismo de Isabel II no suele casar bien con la figura del Papa. No obstante, en vísperas del mayor conflicto que ha enfrentado a ambas naciones, lo más lógico sería pensar que la actitud de la reina de Inglaterra fue más provocadora que conciliadora. Precisamente, un antes de la visita en Argentina se celebraba el Día del Veterano y de los Caídos por la Guerra de las Malvinas. ¿Coincidencia? No parece. Quizás, lo más apropiado hubiera sido escoger otra fecha para la visita oficial.

La Guerra de las Malvinas dejó más de 600 muertos por parte del ejército argentino, tres veces más que las bajas británicas. El origen del conflicto es una clara disputa por la soberanía de un territorio que Inglaterra usurpó a Argentina. La situación geoestratégica del archipiélago, que permite controlar el tráfico marítimo en su ruta hacia la Antártida y la que conecta el Atlántico y el Pacífico, le otorgó una relevancia especial que no pasó desapercibida por los ingleses. Aunque las Malvinas habían formado parte de Argentina hasta 1833, un conflicto relacionado con la actividad pesquera de ballenas en la zona hizo que cambiara de manos rápidamente. Más de un siglo después, los argentinos siguieron peleando por recuperar la soberanía del territorio. Incluso los británicos se plantearon la opción de devolver el archipiélago, al considerarlo un obstáculo para sus relaciones con América Latina. Sin embargo, los habitantes de las Malvinas se opusieron. A pesar del tiempo que ha pasado, este tema sigue siendo una asignatura pendiente para ingleses y argentinos.

Foto: Vera & Jean-Christophe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...