¿Puede cuestionarse la teoría de la evolución?

No fue hasta la llegada del siglo XIX (en el que Charles Darwin desarrolló su conocida teoría de la evolución), el momento en que comenzó a cambiar la postura científica por la cual el ser humano se le concebía igual que a las demás especies corno invariable a lo largo del tiempo.
Así Darwin, sentó las bases definitivas de lo que hoy entendemos por evolución aunque carecía de una explicación de cómo se producen las variaciones individuales. El darwinismo sólo podía ser completado con una adecuada teoría de la herencia.

No fue hasta la llegada del siglo XIX (en el que Charles Darwin desarrolló su conocida teoría de la evolución), el momento en que comenzó a cambiar la postura científica por la cual el ser humano se le concebía igual que a las demás especies corno invariable a lo largo del tiempo.

El fixismo que era la postura teórica que defendía este extremo establecía las bases y la defensa del creacionismo según el cual la especie humana habría sido creada por Dios. Sin embargo a partir del Renacimiento una sucesión de acontecimientos habrían de colocar a este tipo de explicaciones en un callejón sin salida.

Nuevos descubrimientos geográficos mostrarían formas de vida diversas y antes no conocidas. Estas formas debida plantearían a los científicos de la época diversas cuestiones con las que no habían contado hasta el momento como por ejemplo averiguar el por qué sólo existen dichas especies en ciertos lugares del mundo.



Gracias a los avances en el campo de la taxonomía, y especialmente con la ordenación de los seres vivos realizada por Carlos Linneo, se pusieron de manifiesto ce forma clara y rotunda las semejanzas y diferencias entre las especies. Durante el siglo XVIII se comienza a cuestionar y ampliar la antigüedad de la Tierra que, según algunos investigadores tendría al menos 70.000 años.

Jean-Baptiste Lamark puede ser considerado como el primer científico en formular una teoría de tipo evolucionista
partiendo de la problemática planteada por los nuevos descubrimientos que traen nuevas épocas. A partir de 1809 va a defender que los seres vivos están distribuidos según una escala creciente de complejidad a causa de la transformación de las especies. Los seres vivos, según Lamark, tienden a hacer más compleja su organización a medida que, por necesidad, modifican o crean órganos para adaptarse a las circunstancias cambiantes del entorno en el que se mueven. Esto significa que la función que los animales realizan para su supervivencia va a estar íntimamente realizada con la modificación de sus órganos de tal manera que dichos perfeccionamientos y avances y serán transmitidos a sus descendientes. Todo ello es un proceso en el que el azar no tiene cabida de ningún tipo y la necesidad por la adaptación es uno de los principales factores en la evolución.

Charles Darwin (1809-1882), en la formulación de su teoría de la evolución, se va a ceñir estrictamente al método inductivo eliminando cualquier referencia a un principio o ley de perfeccionamiento de las especies. Para Darwin el mecanismo de la evolución opera de forma que los seres vivos están sometidos a un constante proceso de cambios graduales actuando sobre ellos la selección natural. Triunfarán únicamente los más aptos en la lucha por la supervivencia. De esta forma la evolución incluye el azar en las variaciones individuales y la necesidad de la selección natural, pero va a excluir cualquier referencia a una finalidad exterior a la naturaleza.

Así Darwin, sentó las bases definitivas de lo que hoy entendemos por evolución aunque carecía de una explicación de cómo se producen las variaciones individuales. El darwinismo sólo podía ser completado con una adecuada teoría de la herencia.

Tanto las religiones politeistas como las monoteistas tienen de explicar nuestra existencia y la del Universo de forma similar. El hinduismo proclama que todo nuestro mundo surgió gracias al dios Brahma que creó el espíritu, la energía, el tiempo y sus divisiones así como las constelaciones y los seres vivos. Los babilonios pensaban que el dios Marduk creó el Sol, la vegetación y la humanidad mientras que los indios hopi de Arizona creen que una diosa a partir de un gran número de aves y animales se pobló el mundo y que más tarde a partir del barro de la tierra, se hizo la primera mujer y más tarde al hombre. La tradición judeo-cristiana, a través del Génesis establece la creación del mundo a partir de la nada. Plantas, animales y todos los seres vivos fueron creados por Dios. Los humanos fueron creados a su imagen y semejanza. El resto de los humanos desciende los primeros padres, Adan y Eva.

Sin embargo las teorías científicas no son doctrinas rígidas y monolíticas que se enseñen que dogmas de fé y por las cuales los científicos a veces tengan que morir por enfrentarse a ellas. La buena ciencia y las buenas teorías científicas están abiertas a introducir cambios que expliquen mejor los fenómenos que plantean. Las reconsideraciones que hoy tiene el darwinismo no tienen por objeto descartar todo lo formulado por Darwin sino más bien aumentar, complementar y mejorar todos los nuevos supuestos y descubrimientos que se han venido produciendo desde entonces. Lo que se conoce hoy en día como neodarwinismo es simplemente un darwinismo que ha incorporado adelantos cientificos tales como la herencia y el ADN.

Pocas décadas después de la formulación de la teoría de la Especies, en 1900, el monje austríaco Gregor Mendel, incorpora a la biología las reglas básicas de la herencia y se comienza a reconsiderar el darwinismo para averiguar si la teoría era compatible con las leyes recientemente descubiertas por Mendel.

Siguiendo la misma dinámica, a principios de la segunda mitad del siglo XX, gracias a los grandes avances en química molecular, Watson y Crick cartografian la misma estructura atómica del ADN y descifran el código genético, en lo que resultó un acontecimiento clave e imprescindible a la hora de examinar de nuevo la teoría darwiniana.

Estos avances fueron incorporados a lo que generalmente se denomina “darwinismo”. El darwinismo fue capaz de asimilar sin gran dificultad estos nuevos descubrimientos proporcionados por la genética no sin antes complementar y mejorar los conceptos ya planteados por Darwin sin poner en contradicción ninguno de sus postulados.

Así, la misma teoría de la evolución ha ido evolucionado como forma de explicación de la misma naturaleza a través de los datos, los descubrimientos, la observación, la experimentación y el paciente análisis, en definitiva a través del método científico.

Aunque en ciertos aspectos Darwin se equivocaba, como lo demuestran sus hipótesis sobre herencia, el bloque principal de su teoría sigue soportando sin problemas los embates de doctrinas e ideas que no buscan conocer nuestros verdaderos orígenes, por inconfortables que les parezcan a muchos.

Más bien, intentan imponer una visión del mundo basada en una mezcolanza de valores e ideas confortables que han sido utilizadas desde la noche de los tiempos y que han servido para proporcionar una explicación práctica y agradable allí donde no la había dentro de un mundo poco agradable y confortable.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...