Zorbing, una nueva actividad para eliminar adrenalina

La acelerada vida actual supone para todos una enorme carga estresante. Por ello, proliferan las actividades que nos permiten eliminar adrenalina y, con ella, el estrés acumulado durante la semana. Una de las últimas en aparecer es el Zorbing, que procede de Nueva Zelanda y aquí explicamos.

Indudablemente, el ritmo de vida que llevamos en las sociedades avanzadas y, especialmente, en las grandes ciudades es excesivamente acelerado y ello repercute en nuestra salud de forma importante. Tenemos que recorrer largas distancias para llegar al trabajo, realizar éste y luego regresar a nuestras casas soportando atascos de tráfico, con todo lo cual hemos consumido el día sin haber hecho otra cosa. Este ritmo de vida es una fuente brutal de estrés que es preciso eliminar de alguna forma.

Por ello, en los últimos tiempos están proliferando nuevas actividades que nos permiten consumir adrenalina y, con ella, relajar tensiones. Son ya muy populares el Paintball, juego de guerra consistente en vencer a un comando contrincante disparando bolas de pintura como si de una batalla se tratase o el Puenting, que consiste en lanzarse desde lo alto de un puente sujeto por una cuerda elástica a modo de péndulo. No obstante, éstos son tan sólo dos ejemplos de los muchos que podríamos citar.

Foto de una persona practicando zorbing

Un participante en pleno descenso

Además, constantemente se planean nuevas actividades de este tipo. Una de las más recientes viene de Nueva Zelanda y se está extendiendo rápidamente por todo el mundo. Se denomina Zorbing y, a grandes rasgos, consiste en lanzarse por una pendiente larga y pronunciada dentro de una bola que sirve como protección. Sus creadores son Dwane van der Sluis y Andrew Akers y, según propia confesión, se inspiraron para ello en el famoso dibujo de Leonardo da Vinci que se conoce como el ‘Hombre de Vitrubio’ y que representa a una figura humana en el interior de una circunferencia.

Para practicarlo, suelen aprovecharse colinas de esquí o laderas similares. La bola suele ser de plástico ligero y posee otra en su interior. De esta forma, el participante se introduce en la bola interior y se amarra bien (también hay quién lo practica sin sujeción). El espacio que queda entre ambas esferas sirve como colchón contra los golpes. Una vez bien asegurado, tan sólo queda lanzarse a rodar colina abajo y sin frenos. A la vista de todo ello y teniendo en cuenta que se alcanzan velocidades superiores a los cincuenta kilómetros por hora, no es difícil imaginar la fuerte descarga de adrenalina que esta actividad supone.

La bola exterior suele medir unos tres metros de diámetro mientras que la interna tiene unos dos metros. Por tanto, ese colchón de aire que queda entre ambas es el que permite, como decíamos, que el participante no se golpee. Incluso puede ser practicado por dos personas a la vez y existe una variante, el Hidro-zorbing, que se realiza sobre agua.

Fuente: Yumping.com.

Foto: SleepyCat Photography.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...