Kitesurf, navegar a merced del viento

Resulta curioso comprobar como, a partir de un deporte, surgen otros que, si bien se asemejan al primero, incluyen elementos nuevos. Esto ocurrió con el Surf y el Wind-surf pero también de éste último han derivado otras actividades. Una de ellas es el Kitesurf, relativamente reciente y cuya historia y nociones básicas aquí explicamos.

Es curioso comprobar como, a partir de un deporte, van surgiendo otros alternativos e inspirados en la misma idea. Seguramente, un buen día, un practicante de Surf se encontró como la mar en calma y, ante la opción de tener que volver a casa sin poder divertirse con su tabla, pensó que sí le añadía una vela no dependería de las olas para desplazarse. De esta forma –o de alguna similar, esto es sólo una hipótesis- nacería, probablemente, el Wind-surf, que hoy día practican cientos de miles de personas.

Igualmente, a partir de este deporte, alguien debió pensar en sustituir la vela por una especie de cometa y así aparecería el Kitesurf o Flysurf, pues ambas palabras definen lo mismo. La diferencia radica en que la primera es la usada en Estados Unidos y Australia mientras que la segunda es más utilizada en Francia, desde donde esta modalidad deportiva llegó a España. Sin embargo, cada vez se impone más –como casi siempre- la usada en Norteamérica como término para conceptuar este deporte.

Foto de un practicante de Kitesurf

Una persona practicando Kitesurf

Por tanto, podríamos definir el Kitesurf como una actividad consistente en navegar a bordo de una tabla –más estrecha y corta que la de su pariente el Surfcuya tracción es ejercida por una cometa que va unida a la persona mediante un arnés dotado de un mango para dirigirla. Esta combinación permite alcanzar grandes velocidades así como realizar espectaculares saltos en el agua. Como podemos apreciar, la idea no es nueva, pues ya hace siglos se utilizaban cometas para impulsar pequeñas embarcaciones en las costas polinesias y chinas.

No obstante, el Kitesurf es un deporte muy joven. La primera patente fue inscrita en 1977 por el holandés Gijsbertus Adrianus Panhuise, que la definía como una actividad que se practicaba con una tabla de surf que era desplazada por una suerte de paracaídas, al que se unía por un arnés. Y en 1980 le llegó su bautismo de fuego: el galo Arnaud de Rosnay atravesó el Canal de la Mancha en tabla sustituyendo la vela de wind-surf por una cometa.

Pero su verdadera difusión  se produjo cuando algunos conocidos surfistas profesionales comenzaron a practicar Kitesurf en sus ratos libres. Entre ellos, uno de los pioneros fue Robby Naish, quien con el tiempo llegaría a ser uno de los principales fabricantes de materiales para este deporte. Desde entonces hasta hoy no ha dejado de difundirse. Por otra parte, el Kitesurf no entraña riesgo pero, para comenzar a practicarlo, es mejor apuntarse a una de las muchas escuelas existentes, pues no debemos olvidar que el mar y el viento pueden descontrolarse.

Fuente: Zona Kitesurf.

Foto: Willtron.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...