Hacer un espejo con una raqueta de tenis vieja

Con un poco de habilidad manual, es muy fácil convertir un trasto viejo que tengamos por casa en un bonito objeto decorativo. Aquí explicamos como transformar una vieja raqueta en un espejo de forma muy sencilla.

Si tenemos afición por el tenis y nos gusta practicarlo, sabremos muy bien que las raquetas antiguas estaban hechas de madera, en la que se insertaba la red para golpear la pelota. Y también tendremos alguna que se nos habrá quedado vieja, bien porque, con el uso, la red se ha ablandado, bien porque hemos comprado otras más modernas.

Igualmente, si somos aficionados a las manualidades, estaremos acostumbrados a aprovechar cualquier objeto viejo que tengamos en el desván para reutilizarlo en nuestros trabajos. Con un poco de imaginación, casi todo es aprovechable.

Foto de una raqueta de tenis

Una vieja raqueta de tenis puede servir para hacer un adorno

Si cumplimos estas dos premisas, aquí brindamos una sencilla idea para reciclar nuestras raquetas viejas: hacer con ellas un bonito espejo de mano. Tan sólo necesitaremos papel de lija, pegamento y pintura o laca (además, por supuesto, de la citada raqueta).

Lo primero que debemos hacer es restaurar la raqueta. Para ello, la revisaremos bien y puliremos sus imperfecciones con la lija hasta que su superficie quede bien lisa. Y, puesto que vamos a pintarla, conviene quitarle todo su color hasta que la madera quede en su estado original.

Una vez hecho esto, procedemos a pintar la raqueta. Podemos hacerlo con un solo color, ya sea clásico o audaz, o con varios. Si pensamos ponerlo en el cuarto de un adulto, casa mejor un color clásico pero, si su ubicación va a ser la habitación de los niños, quedará mejor uno alegre y divertido.

Seguidamente, pegamos con pegamento el cristal del espejo en el hueco donde se encuentra la red. Ésta puede servirnos como sopote y, por el otro lado, para taparla, colocaremos una tela, un papel resistente de color liso o un trozo de madera que se ajuste bien y la oculte por completo.

Nuestro espejo está terminado. Hemos aprovechado un trasto viejo que teníamos por casa para realizar un bonito objeto decorativo. Incluso, si tenemos varias raquetas, podemos realizar un juego de espejos de diferentes colores para situarlos, como adorno, sobre una de las paredes de la casa. En este caso, no debemos olvidar pintarlas de un color que haga juego con la decoración del cuarto donde la coloquemos.

Una manualidad similar, si queremos un espejo más manejable, puede hacerse, por supuesto, con una raqueta de ping pong siguiendo el mismo procedimiento que hemos expuesto. En cualquier caso, habremos pasado un rato divertido y contaremos con un objeto decorativo más.

Fuente: Imanualidades.

Foto: Raqueta: Pingnews.com en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...