Aprende a restaurar muebles antiguos

Los muebles antiguos suelen tener mucho más valor artístico que los actuales. Por ello, es una pena que terminen en la basura. Para evitarlo, podemos aprender a restaurarlos y así convertirlos en útiles adornos. Tan sólo debemos seguir unos sencillos pasos. Aquí explicamos cómo hacerlo.

Los muebles antiguos suelen tener mucho más valor artístico que los actuales, generalmente concebidos para ser meramente funcionales. Sin embargo, muchas veces, se tiran a la basura por estar dañados o envejecidos. Y es una pena que objetos de tanta belleza terminen en un vertedero.

Más aún cuando, con apenas seguir unos sencillos pasos, podemos restaurarlos y tener en nuestra casa una hermosa antigüedad por muy poco dinero. Por no mencionar que esta actividad puede convertirse en una profesión, una salida laboral que en estos momentos en que el paro crece desmesuradamente no es desechable.

Foto de un mueble antiguo

Un bonito mueble clásico restaurado

A la hora de restaurar un mueble antiguo, lo primero que debemos hacer es examinar sus desperfectos, ya que cada uno de ellos requerirá un distinto tratamiento. Si, por ejemplo, se trata de una quemadura, bastará con pulirla y pintarla. En cambio, si se trata de un rasguño, requiere una capa de acabado que lo tape.

A continuación, debemos reparar los desperfectos de su estructura. Si estamos restaurando una silla, debemos asegurar bien las patas, el asiento y el respaldo. Una vez arreglada su estructura, es el momento de centrarse en los daños menores.

Con agua caliente, unas gotas de detergente incoloro y un paño, limpiaremos bien el mueble para quitar todas sus manchas. No conviene mojarlo demasiado, pues la madera absorbe el agua y podemos estropear su color original. Por este motivo, también lo secaremos bien.

Después nos centraremos en sus desperfectos. Si tiene algún orificio o arañazo profundo, puede tapase con un poco de masilla. En cambio, si se trata de algo pegado, puede lijarse con suavidad. De hecho, un lijado superficial y suave siempre es recomendable para dejar el mueble más limpio.

El paso siguiente es pintar el mueble. Es importante tratar de hacerlo con su color original para respetar en lo posible el estilo que quiso imprimirle su creador. Es conveniente hacerlo con un pincel, no con una brocha. No obstante, no hace falta que éste sea demasiado fino.

Una vez realizado todo esto, tan sólo nos queda el acabado. Podemos utilizar barniz o esmalte (si usamos éste último, debe aplicarse con un paño y frotando de forma circular). Ello dependerá del tipo de mueble y de nuestros gustos pero en ambos casos conseguiremos una imagen brillante que resaltará la belleza del mueble.

Como vemos, con unos sencillos pasos hemos convertido un objeto destinado a la basura en un bonito mueble. Un último consejo: cuidado con la polilla. Si aquél la lleva consigo, puede transmitirla a todos los objetos de madera que tengamos en nuestra casa.

Fuente: Ehow.com.

Foto: Mueble restaurado: Rubén Bastón en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...