Aprende a hacer un molinillo de viento

Hacer un molinillo de viento y disfrutar de él es una buena actividad para nuestros hijos pequeños. Aprenderán los secretos del viento a la vez que estimulan su creatividad. Aquí explicamos los pasos a seguir para fabricarlo.

Un molinillo de viento es un bonito juguete infantil que también resulta educativo para los niños porque les enseña conceptos básicos de la Física eólica y, además, estimula su creatividad al fabricarlo.

Su mecánica de funcionamiento es la misma que la de los grandes molinos tradicionales, como los que don Quijote confundía con gigantes: el viento mueve las aspas al chocar con ellas.

Foto de un molinillo de viento

Un molinillo de viento hecho en tela

Se trata de una manualidad muy sencilla. De hecho, si nosotros ayudamos a nuestros hijos, pueden hacerla a partir de los cinco o seis años. Se construyen, bien de cartulina o papel, bien de tela. Los pasos son, lógicamente, los mismos pero, si lo fabricamos de ésta última, seguramente les durará más tiempo.

Sólo necesitaremos Un trozo de cartulina de un color llamativo –nosotros lo haremos con este material-, un lápiz y una regla, un alfiler, unas tijeras, pegamento, un botón, un pedazo de corcho o goma de borrar y una pajita. Aunque en el enlace que facilitamos como ‘fuente’ pueden verse fotografiados los pasos a seguir, también los explicaremos aquí.

En primer lugar, recortamos un cuadrado de la cartulina del tamaño que queramos, cuánto más grande sea, mayor será el molinillo y, por tanto, más vistoso. A continuación, con el lápiz y la regla, trazamos las diagonales del cuadrado pero sin que lleguen al centro de la figura: debemos dejar un espacio sin trazar en el centro del cuadrado de unos cuatro centímetros.

Seguidamente, recortamos estas líneas diagonales hasta donde las hemos trazado. Podremos apreciar que el resultado son ocho puntas. El siguiente paso es llevar éstas alternativamente –es decir, una sí y otra no- al centro de la figura y pegarlas allí.

Una vez la cola se seque, tomamos el alfiler y lo clavamos en la figura que hemos construido cuidando de que atraviese todas las puntas que hemos pegado, dejando éstas hacia afuera. Luego, en la punta del citado alfiler, ponemos el botón y lo clavamos todo en la pajita. Nuestro molinillo casi está hecho.

Nos falta un solo paso: como la punta del alfiler queda al aire y nuestro hijo puede pincharse, en ese extremo clavamos el trozo de corcho o la goma de borrar para que esa punta quede dentro y así no haya riesgo.

Entre el cuadrado doblado, la pajita, el botón y el trozo de corcho debemos, no obstante, dejar un poco de espacio para permitir que aquél gire, pues, si queda excesivamente unido, no podrá hacerlo. Ya hemos acabado nuestra tarea, ahora sólo falta que nuestro hijo lo pruebe y disfrute.

Fuente: Manualidades fáciles.

Foto: Molinillo de viento: Sonia Vallejo en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...