La Torá: contenido del texto sagrado de los judíos

Casi todas las grandes religiones poseen uno o más libros sagrados. En el caso de los judíos, éste es la ‘Torá’, que equivale al ‘Pentateuco’ cristiano y donde se contienen buena parte de las enseñanzas de Moisés y muchas de las normas de conducta que debe seguir el pueblo de Israel. Aquí explicamos su contenido.

Casi todas las grandes religiones poseen uno o varios libros sagrados, entendidos como tales aquéllos que fueron entregados por la divinidad mediante revelación a su máximo profeta. Así, el Cristianismo posee la ‘Biblia‘, el Islamismo el ‘Corán’ entregado a Mahoma y en lo que respecta al Judaísmo, éste es la ‘Torá’, que fue dado por Dios a Moisés, a quién además encargó la liberación del pueblo hebreo, esclavo en Egipto.

Para ser más precisos, el papel que la ‘Biblia’ ejerce en la religión cristiana está ocupado en la judía por dos textos: el Tanaj’, que equivaldría al ‘Antiguo testamento’ y la ‘Torá’ que, más que con el ‘Nuevo’, se corresponde exactamente con el ‘Pentateuco’, conjunto de cinco libros que se denomina así, en griego, haciendo referencia a las fundas en que se conservaban los pergaminos originales cuando fueron hallados.

La 'Torá' es el libro sagrado de los judíos (en la foto, el famoso Muro de las Lamnetaciones)

La 'Torá' es el libro sagrado de los judíos y el Muro de las Lamentaciones (en la foto) uno de sus símbolos

En hebreo, torá significa «orientación», «instrucción» o «enseñanza» y así toman este libro los judíos, que lo denominan simplemente la Ley, pues recoge las normas prácticas que continúan cumpliendo hoy. No obstante, también suelen denominar con este mismo nombre a la llamada Ley Oral o Mishná, cuerpo exegético de leyes judías que recoge la tradición no escrita desarrollada por el pueblo de Israel desde los tiempos de la ‘Torá’ hasta el siglo II después de Jesucristo, en que fue compilada por el rabino Yehudá Hanasí.

Como decíamos, la ‘Torá’ esta compuesta por los cinco libros del ‘Pentateuco’ cristiano. El primero es el del ‘Génesis’, llamado en hebreo ‘Bereshit’, que consta de cincuenta capítulos y que, como su propio nombre indica, cuenta el origen del mundo así como la historia de Caín y Abel, el Diluvio Universal, la de la Torre de Babel y las vidas de los Patriarcas (Abraham, Isaac y Jacob). El segundo es el ‘Libro del Éxodo’ –en hebreo, ‘Shemot’-, que se extiende desde el nacimiento de Moisés, pasando por la huida del pueblo de Israel a través del desierto, hasta la historia del Becerro de Oro. Por su parte, el tercero es el llamado ‘Levítico’ que los hebreos denominan ‘Wa-Iqrá’ y que contiene normas de conducta para los fieles.

El cuarto es el ‘Libro de los Números’ (en hebreo, ‘Ba-midbar’), que contiene diferentes disposiciones así como otros pasajes de la historia del pueblo judío. Y, por último, el quinto es el ‘Deuteronomio’ o ‘Debarim’, con diferentes discursos de Moisés y la narración de su muerte y sepultura, todo ello distribuido en treinta y cuatro capítulos.

Fuente: Buzón Católico.

Foto: Pedronchi.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...