¿Cómo se construyó el Canal de Suez?

En Egipto, además de las pirámides, existe otra obra de categoría faraónica: el Canal de Suez, cuya construcción admira por la época y los medios que se poseían cuando fue hecho. Se debe a la constancia del ingeniero francés Ferdinand de Lesseps y al apoyo de Napoleón III y acortó enormemente el viaje marítimo hacia Asia.

En Egipto, no sólo las pirámides son obras faraónicas. Si éstas impresionan por la fecha de construcción y su magnitud, no menos lo hace el Canal de Suez, un paso navegable realizado por la ingeniería humana en el siglo XIX y que une el Mar Mediterráneo con el Mar Rojo a través del istmo de Suez, en la península del Sinaí.

Foto de un plano del Canal de Suez

Plano de situación del Canal de Suez

Y es que parece increíble que, con los adelantos técnicos de aquella época, se pudieran mover cincuenta millones de metros cúbicos de tierra, lo cual resulta aún más inverosímil si se tiene en cuenta que, aunque las obras se acabaron con maquinaria de vapor, en principio era la mano del hombre con picos y palas la que excavaba.

La idea de abrir una vía más corta hacia la India, que evitase bordear todo el continente africano, era muy antigua. Baste recordar que Colón, cuando descubrió América, buscaba realmente conseguir esto. Pero no sería hasta la llegada de Napoleón a Egipto en 1799 cuando comenzó a idearse la excavación del istmo de Suez para construir un canal: el Emperador encargó a Le Pére, su ingeniero principal, un detallado estudio de la morfología de la zona.

No obstante, la idea cayó en el olvido hasta 1846, cuando los Sansimonianos la recuperaron al crear una sociedad para la promoción del canal. No habían pasado de algunos estudios teóricos cuando irrumpe una personalidad que sería fundamental para que la obra se realizase: Ferdinand de Lesseps, un excepcional ingeniero y visionario que tomó la idea como algo personal.


Tras un sin fin de gestiones, Lesseps logró la creación de la Compañía Universal del Canal Marítimo de Suez y el veinticinco de abril de 1859 se inicia la obra. Pero pronto se hallará con nuevos obstáculos.
Los ingleses, poco deseosos de que Francia les hiciese competencia en sus territorios de la India, pusieron todo tipo de impedimentos con la inestimable colaboración del Imperio Otomano.

Por ello, Lesseps se ve obligado a recurrir a la ayuda del Emperador de los franceses, Napoleón III. Con la protección de éste se continúan las obras pero el ritmo era muy lento debido a la carencia de maquinaria. Por ello, se inventaron nuevas máquinas de vapor que fuesen capaces de dragar la zona con mucha mayor rapidez.

Foto del Canal de Suez

El Canal de Suez en su parte más estrecha

Finalmente, tras veinte años de trabajos y numerosísimas víctimas humanas debidas a los accidentes laborales, el Canal de Suez se inaugura con gran fastuosidad el diecisiete de noviembre de 1869 con la presencia de la Emperatriz francesa Eugenia de Montijo y con el estreno de la ópera Aída, de Giuseppe Verdi, encargada para la ocasión.

Con ello se lograba una nueva vía de paso hacia Asia que acortaba enormemente el trayecto, ya que evitaba tener que bordear, como decíamos, todo el gigantesco continente africano.

Fuente: Association Lesseps.

Fotos: Plano del Canal de Suez: Orlovic en Wikimedia | Canal en su parte más estrecha: Sinabeet en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...