¿Qué dice la Teoría de la Aguja Hipodérmica de la Comunicación?

La Teoría hipodérmica surge en el periodo entre guerras mundiales y hace referencia a la propaganda y a los aparatos de comunicacion masivos que manejaban a las masas.

Un mensaje puede ser transmitido de una manera particular.

Acaso la primer Teoría formulada académicamente acerca del funcionamiento y los efectos de la Comunicación Social es la que dio en llamarse “Bullet Teory”, o como fue traducida al español “Teoría de la Aguja Hipodérmica”.

Esta teoría fue planteada a mitad de la década de 1920 por el científico norteamericano Harold Lasswell y combinaba algunos elementos de las rústicas herramientas de la psicología y la sociología del momento. Es interesante tener en cuenta que ambas disciplinas se encontraban dando sus primeros pasos, por lo que todavía no contaban con los desarrollos actuales, que hacen que algunos de los recursos utilizados por Lasswell resulten hoy de una limitación evidente.

La analogía que se establece con una bala no requiere demasiada explicación: un mensaje bien formulado por los medios masivos de comunicación social es tan eficaz como un balazo, es inapelable, una vez que llega a destino su efecto no es negociable. En su traducción al español la interpretación es más sutil, da cuenta de una vacuna que “inocula” al sujeto que recibe el mensaje, cambiándolo desde adentro, generando un cambio que no se percibe desde su exterior, pero cambio en fin. Quizás el balazo sea demasiado drástico, pero la jeringa es igual de efectiva y contundente.

Escrita y pensada en el periodo que media entre la primera y la segunda guerras mundiales, la Teoría de la Aguja Hipodérmica buscaba explicar cómo se producían los fenómenos de propaganda en las sociedades de masas, caracterizadas por el aislamiento y la enajenación de los sujetos. Básicamente postula que la comunicación de masas funciona del mismo modo que lo hacen los teléfonos (invento también trascendente en esta época) y los telégrafos, acaso porque uno de los financistas principales de estas investigaciones fue la empresa AT&T.

En todo proceso de comunicación, plantea Lasswell, interviene un Emisor que, mediante un canal y un código, transmite un mensaje, el cual llega a un Receptor que, si posee un conocimiento adecuado del código y el canal funcionó correctamente (es decir, no se produjo ruido) puede interpretar aquello que el Emisor quiso comunicarle. Este proceso de comunicación está también influido por el positivismo de la época, altamente influido por las Ciencias Naturales, por lo que se plantea que, ante un estimulo determinado, el efecto que se produce debería ser también determinado con anterioridad. Es decir, que si “la gente” no actúa como se suponía que debía actuar el problema está en que el mensaje no fue formulado adecuadamente. Se habla, por tanto, de Manipulación de la Audiencia, y se plantea que, ante un enunciado correcto, el receptor no puede resistirse al mismo, y actuará como una especie de zombie que no puede hacer más que lo que le dicen.

Fotografía: M Trombone

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...