¿Quieres saber cómo convertirte en educador infantil?

Te proponemos una serie de pautas para que encuentres tu vocación a la hora de estudiar: la más importante es la formación.

Educador infantil

Trabajar como educador infantil está al alcance de tu mano.

Vivimos momentos de dificultad, qué duda cabe. Pero dentro de toda esta marabunta de mensajes derrotistas lo cierto es que siempre hay alternativas… y casi todas ellas se basan el esfuerzo, en ser capaces de alcanzar la excelencia y en involucrarnos en nuevos retos que nos mantengan despiertos. Y si a ello le añadimos la posibilidad de seguir formándonos en lo que nos gusta, o bien explorar nuevos y desconocidos ámbitos académicos, la fórmula que te proponemos es que no malgastes ni un segundo de tu tiempo y te lances a la aventura.

Estudiar, formarnos, puede ser el principio de un camino lleno de gratificaciones. En la Fundación CEU lo saben y por eso ponen a disposición de los potenciales alumnos un sinfín de titulaciones y másteres con los que empezar a ser aquello que un día soñamos llegar a ser. Si a ello le añadimos la posibilidad de realizar prácticas con las mejores empresas, la oportunidad es doble. Antes de lanzarte al ruedo, sin embargo, reflexiona sobre lo que más te gusta. Pero si lo tienes claro, y crees que tu vocación es ayudar a niños con diferentes necesidades, una de las mejores opciones es que eches un vistazo al nuevo grado de educación infantil que tienes a tu disposición.

Ser educador infantil significa muchas cosas y abarca distintos ámbitos. Además de poder crecer profesional y personalmente en un entorno rodeado de niños a los que dar lo mejor de ti mismo, debes empezar a construir conocimiento. ¿Cómo? Trabajando, investigando y aplicando las nuevas metodologías de aprendizaje. Formándote en inglés, en dinámicas y realizando prácticas en los mejores centros. Viviendo el día a día de un centro educativo y no dejando nunca de renovar conceptos ya asumidos.

En la Educación Infantil, además, existen varias especializaciones, y tú puedes escoger la que más se adapte al perfil que esperas conseguir: educación infantil o educación de primaria. Las almas más inquietas siempre pueden optar por la doble titulación. Pero una vez acabado el grado no acaba el viaje, pues se abre ante ti todo un abanico de posibilidades; desde un Máster Universitario en Arte y Educación a uno en Formación del Profesorado, entre otras muchas opciones. Llegados a este punto, y con la formación de base bien asentada, es el propio estudiante quién debe decidir su camino. Con el respaldo, claro está, de un buen centro educativo.

Como ves, elegir una titulación no significa decidirlo todo, y cada uno puede tomar el rumbo que le dicte su conciencia. ¿Imaginas poder hacer de la escuela un entorno enriquecedor, didáctico y pedagógico? Lo puedes conseguir con formación y esfuerzo, y de esa forma ayudar a muchos niños que quizás no lo tienen tan claro. Si te interesa el mundo de la infancia, las posibilidades que te brinda la Fundación CEU son más que interesantes.

Foto / VFS Digital Design

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...