La santería cubana ¿superstición o religión?

Ritmo y ron. Esos son los dos principales motivos por los que muchos turistas deciden hacer viajes Cuba. Un país al que muchos ya describen como la ‘isla del sol’. Su clima y buenas gentes han convocado a miles de viajeros a lo largo de la historia hasta el punto de convertir al turismo en uno de sus ejes económicos más importantes.

Si nos alejamos un poco de las controversias políticas encontraremos una isla llena de contrastes y buen humor. Pero ¿qué hay más allá de los típicos locales regentados por los miles de turistas que la visitan? Hoy, nos adentramos más allá de lo superfluo de Cuba y lo hacemos a través de su historia y creencias.

Es precisamente de ésta última de la que partimos. Las creencias.

La santería cubana superstición o religión

La santería cubana tiene influencias españolas y africanas.

En 1976, el Estado cubano concedió a sus ciudadanos la libertad religiosa, con algunas restricciones, y en 1992, se modificó la Constitución para permitir la total libertad religiosa. De hecho, se toleran diferentes denominaciones protestantes tales como los evangélicos, adventistas, testigos de Jehová, metodistas, presbiterianos… Sin embargo, la más predominante -alcanzando un 25% de la población- es la católica gracias a que la Iglesia  llegó a Cuba con los primeros conquistadores y fue la de mayor expansión.

Pero si buscamos en la creencia más reconocida dentro y fuera de la isla esa es la Santería, una mezcla de catolicismo y religiones tradicionales Yoruba.

Su historia comienza de la mano de los primeros esclavos africanos que llegaron a la isla que, influenciados por el catolicismo español, lo combinaron con otras religiones tradicionales para crear la Santería. Unas creencias que han conseguido mantenerse hasta el día de hoy.

Pero ¿en qué se cree exactamente? Pues en una fuerza o Dios universal del que proviene todo lo creado, llamado Olodumare. La energía de Olodumare es Ashé, que acompañada por los orishás -deidades que gobiernan diversos aspectos del mundo- conforman el entramado santoril. Los orishás, además, velan para que cada mortal cumpla el destino que tiene marcado desde su nacimiento.

Pero pese a lo que pudiera parecer no hay tantas diferencias entre los santos de la religión católica. De hecho, el santo de los pobres -San Lazaro- encuentra su paralelismo en Babalu Aye, La Virgen de las Mercedes en Obatalá, La Virgen de Regla en Yemayá, la Virgen de La Candelaria en Oyá o Ogún -dios de la guerra- que se asocia con San Pedro, San Pablo, San Juan Bautista, San Miguel Arcángel y San Rafael Arcángel y así un largo etcétera hasta llegar a la patrona de Cuba, la creadora del dinero, la belleza y la coquetería, la más bella de las orishás: Oshún.

La santería tiene una jerarquía sacerdotal con ramas separadas y complejas aunque lo que les une es el rito de iniciación a la santería que consiste en un primer paso de purificación y la posterior entrega de cinco collares o recibiendo cinco piedras referidas a los cinco orishás guerreros.

Los pilares fundamentales de la religión se basan en el culto a los ancestros muertos (egúns) y en el conocimiento de que existe un Dios único (Oloddumare) que se relaciona con los seres humanos a través de extensiones del mismo, que también son divinidades, a las cuales los yorubas denominaron orishás. Por estas características se considera que es una religión politeísta. A través de ellos se tiene la creencia de que se pueden resolver los problemas económicos, de salud o de estabilidad espiritual.

No obstante, el punto de inflexión de la santería con la cultura occidental han sido los sacrificios de animales. Pero de hecho, estos sacrificios están determinados por otro rito: el de la adivinación. Es aquí donde la influencia católica termina y donde empieza una muy diferente que se mantienen en muchas religiones endógenas de África. Todo ello hace que cada sacrificio responda a una solicitud en concreto por el que se necesita restablecer el ritmo de vida del solicitante. Una ceremonia que los santeros realizan en sus propias casas porque carecen de templos.

Foto de la Wikipedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...