La historia del comercio

El comercio es una actividad social que consiste en intercambiar bienes o servicios a cambio de algo de equivalente valor. Además, es una actividad profesional con gran repercusión en la vida de los humanos desde el principio de los tiempos. Hoy día, el comercio es un negocio tan complejo que se requiere que las personas estén bien formadas y con conocimientos suficientes para poder sobrevivir ante las dificultades del mercado. Por eso, es necesario hacer cursos y masters Madrid o en cualquier otra comunidad autónoma del Estado.

Comercio

El comercio es una actividad de gran importancia desde el principio de los tiempos.

El comercio apareció en el neolítico, con la agricultura. En primer lugar, era de subsistencia, es decir, la población generaba solo lo que necesitaba y, por lo tanto, no había intercambio. Ahora bien, en un momento dado, aparece la agricultura excedentaria, de modo que las poblaciones empiezan a tener producción de sobras. Por eso, la intercambian con otras personas para obtener aquellos ingredientes que más les interesaban. Es en esta época cuando la sociedad empieza a ser más compleja, el trabajo se divide y aparecen las primeras propiedades privadas.

Con estos intercambios, la población podía acceder también a objetos de defensa, de transporte o instrumentos para el trabajo en el campo, creados por otras comunidades. Así, en parte, se estaban intercambiando también las innovaciones tecnológicas y científicas del momento. Pero no fue hasta la Edad Antigua cuando apareció la moneda, provocando un cambio total en el comercio.

El intercambio no era práctico, ya que había mucha producción que no podía acumularse, era perecedera, sobre todo alimentos frescos. Llega un momento que en las transacciones aparecen los metales, las piedras preciosas y los objetos de gran valor. Entonces nace la moneda, con la finalidad de unificar el valor de las cosas.

En la Edad Media, el negocio se extiende, va más allá de los pueblos. Se crean rutas que incluso llegan a otros continentes con la intención de intercambiar objetos. Y además, en esta época aparece la banca, que tiene como función prestar dinero para que se puedan desarrollar correctamente los intercambios. Gracias a las rutas, se llega a América, hecho que beneficiará muchísimo Europa, ya que recibirá grandes cantidades de oro.

En el siglo XIX aparecen nuevos medios de transporte como el tren, que facilitan el intercambio de productos de un modo más barato. Pero el comercio ha sufrido un gran cambio en el siglo XXI con la llegada de Internet, que facilita, además, la compra-venta a escala global. Por lo tanto, desde sus inicios el comercio ha servido para intercambiar bienes y servicios, pero siempre adaptándose a las nuevas tecnologías y los cambios en los comportamientos sociales.

Foto: LarraZun en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...