Científicos sugieren que los escalofríos son el mejor detector de mentiras

Muchas emociones humanas trascienden y se muestran como reacciones físicas en nuestro cuerpo: lágrimas, sonrisas, miradas y hasta la piel de gallina son evidencia clara e innegable de las emociones que se sienten, incluso de las que se pretende mentir.

Y es en este ámbito en el que los científicos se han ocupado por conseguir una «clara indicación de los verdaderos sentimientos», más allá de lo que dicen sentir.

Y es que las personas somos incapaces de controlar las reacciones físicas que producen las emociones, con lo cual, estas manifestaciones podrían ser empleadas como un indicador de cuando alguien está mintiendo.

Así, la piel de gallina, por ejemplo, es considerado en un estudio científico como el más evidente detector de mentiras luego de que los autores de una investigación sugirieran que el mecanismo de defensa natural del cuerpo contra el frío podría funcionar como una especie de «detector de mentiras» de las reacciones emocionales.

Los escalofríos, con frecuencia vienen después de un «clímax emocional» provocado por una sensación o evento «poderoso» o las «notables» acciones de alguien. De esta manera, la forma en que la piel de una persona se erizó ofrecía una respuesta a su miedo, sorpresa, asombro o admiración.

La investigación, publicada en la revista Motivation y Emotion, concluyó que si bien una persona puede mentir acerca de lo que estaban sintiendo o pensando, la piel de gallina no pudo ser falsificada fácilmente.

«Ciertamente, la gente podía mentir acerca de su sensación de piel de gallina para crear una impresión falsa», dijo el profesor Richard Smith, de la Universidad de Kentucky, The Daily Telegraph, pero «La gente no suele controlar la reacción en sí mismos por lo que sugiere fuertemente que uno ha tenido una reacción incontrolada, positiva y especial».

El profesor Smith, quien dirigió un equipo de varias otras universidades, ha añadido: «Tendemos a pensar en la piel de gallina como generalmente como resultado de frío o de miedo, pero le sugerimos que a menudo la piel de gallina puede ser una mezcla de miedo, sorpresa y la presentación de una reacción ante una notable acción realizada por otra persona».

En su estudio, el equipo pidió a los voluntarios de universidades de Estados Unidos a llevar un diario durante un mes, en el que anotó cada descripción de cuándo experimentaron la piel de gallina.

Una reacción al frío fue la «causa principal». La siguiente causa más frecuente fue la admiración, a menudo en respuesta a «algo especial», como una destacada actuación.

Otras reacciones proceden de una reacción «estética» como escuchar música o » ser testigos de un objeto extraordinario, a menudo creado por otra persona».

El profesor Smith, del departamento de psicología de la universidad, dijo que el estudio tuvo algunas conclusiones sorprendentes como que había «muy pocos casos de piel de gallina procedentes de las propias acciones».

Fotografía:  quinn.anya en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...