Riesgo coronario de la mujer

En esta entrada veremos lo referente al riesgo coronario de la mujer. Ella también puede sufrir ataques de corazón.

La base de una buena salud cardiaca debe establecerse entre los 20 y 30 años de edad, especialmente en la mujer. Aunque la parecer las mujeres tienen una protección interna en contra de las enfermedades cardiacas cuando son jóvenes, el panorama cambia cuando llegan a ala menopausia. Los doctores creen que la conformación hormonal de las mujeres evita las enfermedades cardiacas al producir más HDL o colesterol bueno. Al disminuir los niveles hormonales con la menopausia, esta protección desaparece. De esta forma, las mujeres mayores, tienen tantos ataques cardiacos como los hombres de mediana edad, pero las mujeres, por tener diez años más de edad cuando se presentan los ataques, se recuperan más lentamente y en ellas los ataques cardiacos pueden ser más fatales. Las mujeres jóvenes tienden a ignorar una gran cantidad de factores que contribuyen a los problemas coronarios. Se ponen a hacer dietas de hambre y tienen malos hábitos alimenticios. Mientras que por un lado, los fumadores en general están disminuyendo, las mujeres jóvenes están fumando más. Hacen dietas relámpago y toman cualquier cosa que les ayude a hacer la dieta.


Imagen tomada de Flickr por wakamoul

Además, tienen más probabilidades de sufrir de bulimia y anorexia. Tienden a juzgarse duramente así mismas y a internalizar su stress. Viven bajo la regla de ser lo mejor que puedan ser, lo que les produce un stress extra. No pueden dejar de vivir de acuerdo con lo que creen que se espera de ellas. Las pastillas anticonceptivas aumentan el riesgo del colesterol. La presión sanguínea lata, la obesidad y la ingestión excesiva de alcohol se están haciendo cada vez más comunes. Por todo esto, es necesario que la mujer tome conciencia y siembre ahora para cosechar mañana. La salud es como un fondo de compensación por tiempo de servicios, hay que cimentarla desde la juventud pero nunca es tarde para empezar. Si la mujer quiere estar libre de ataques cardiacos, debe llevar un estilo de vida sano, algunas veces la prevención no es suficiente y es necesario llevar un tratamiento más comprometido. Por ejemplo, uno de los medicamentos conocidos para prevenir un ataque al corazón es la aspirina. Se recomienda tomar una al día, la presentación de 100 miligramos. Sin embargo el doctor debe monitorear esto y se debe hacer por ciclos.

También existen los medicamentos llamados cazadores de coágulos que pueden disolver los coágulos sanguíneos que bloquean las arterias coronarias en casi el 90 % de las personas que han sufrido un ataque cardiaco. Ciertas partes del músculo cardiaca pueden morir por falta de sangre. Los cazadores de coágulos pueden prevenir esto, pero deben tomarse dentro de las primeras 1 a 3 horas en que se presenta un ataque. Desafortunadamente, la mayoría de las víctimas de ataque cardiaco esperan demasiado tiempo. Los medicamentos llamados bloqueadores beta también se usan para prevenir un segundo ataque cardiaco. Otro método más drástico es la angioplastía que trata una arteria coronaria bloqueada por una capa de grasa sin recurrir a la cirugía de corazón abierto. La angioplastía consiste en un tubo de plástico que se inserta en la arteria, generalmente en la ingle y se guía hasta la arteria coronaria. Cuando está en este ligar, se inserta por medio de el, un segundo catéter más pequeño con un globito desinflado en la punta superior. Al llegar al la zona de bloqueo, el globito se infla y se dilata la arteria para permitir que haya un flujo de sangre mayor.

Imagen tomada de Flickr por Jaime Vicente

Una técnica parecida es la arterioctomía, donde los médicos usan un dispositivo para raspar toda la placa sedimentada que está bloqueando la arteria. La alternativa más drástica cuando hay bloqueo de arterias coronarias, es la cirugía a corazón abierto. En este caso, una sección de un vaso sanguíneo de cualquier otra parte del cuerpo se coloca alrededor de la arteria coronaria bloqueada, creando así un nuevo canal por el que fluya la sangre. Una gran medida preventiva para no tener que llegar hasta estas instancias es el ejercicio. El músculo cardiaco trabaja más fuerte durante el ejercicio para lograr cierto acondicionamiento de los músculos esqueléticos. El ejercicio, ayuda a disminuir la demanda de oxígeno de los músculos que están trabajando haciéndolos más eficientes. Como resultado de esto, todo el sistema cardiovascular funciona mejor, quitándole al corazón cierta carga al disminuir la demanda de oxígeno de los músculos entrenados. Lo mejor es elegir un deporte completo como la natación. El otro gran universo de prevención para un ataque cardiaco está en la dieta balanceada junto con un estilo de vida sano.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...