Remedios caseros contra la tos

LLega el otoño y, con él los resfriados y la tos. En su justa medida, ésta es buena, pues es un mecanismo de nuestro cuerpo para eliminar entes patógenos. Pero cuando es excesiva produce irritación. Para evitarla, podemos hacer algunas cosas: ventilar las habitaciones o luego calentarlas moderadamente, utilizar humidificadores y, por supuesto, mantener a punto nuestras defensas comiendo bien, haciendo deporte y durmiendo las horas adecuadas. Y, por supuesto, no fumar.

 
Ya ha llegado el otoño y, antes de que podamos darnos cuenta, vendrá el invierno. Hasta ahora, estábamos acostumbrados a vestir ropas ligeras y el frío nos puede coger por sorpresa. La consecuencia es, invariablemente el resfriado y, con él, la tos, que, aunque es realmente incómoda para quién la sufre, no es mala.

Una persona con tos

Una persona con tos

La tos es uno de los sistemas que tiene nuestro aparato respiratorio para limpiarse de cuerpos extraños o excesos de mucosidad. Podemos acudir al médico para tratarla, o también contar con conocimienstos para ello si hemos hecho algún curso de auxiliar de enfermería o similar, pero son interesantes algunas explicaciones. La caja torácica se contrae, produciendo la expulsión de aire de los pulmones y, con él, de elementos patógenos. No obstante, cuando es muy prolongada, puede producir irritaciones.

Podemos diferenciar dos tipos de tos: la seca y la productiva. La primera puede estar provocada por alergias u otras enfermedades, suele ser irritante y no elimina secreciones. La segunda, por su parte, está producida por inflamación de las vías respiratorias y elimina flemas.

Pero como, tanto una como otra, suelen ser muy molestas para quién las padece y acaban irritando en exceso la garganta y otras partes del organismo, trataremos de brindar algunas ideas para evitarla, puesto que, sin necesidad de tomar medicamentos, hay algunos trucos que podemos aplicar.


En primer lugar, es recomendable ventilar las habitaciones todos los días durante un tiempo –incluso en invierno- y, más tarde, calentarlas de forma moderada. Además, éstas no deben estar demasiado secas. Para evitarlo, pueden utilizarse humidificadores y, en caso de no querer gastar dinero en ellos, pueden sustituirse por pequeños recipientes con agua colocados encima de los radiadores.

Por otra parte, es conveniente tener las defensas de nuestro cuerpo a punto. Para ello, debemos seguir una alimentación variada y que combine todos los nutrientes, realizar alguna actividad física y respetar los horarios de sueño, además de evitar el tabaco.

Un bebé con tos debe ser llevado al médico

Un bebé con tos debe ser llevado al médico

Si, a pesar de todo ello, nos sobreviene la tos, es necesario beber mucho líquido (de 1,5 a 2 litros diarios), alternando agua con zumos e infusiones. Esto es fundamental, ya que, en caso de tos productiva, los líquidos fluidifican las flemas, facilitando su expulsión. Cuando la tos es consecuencia de un catarro, debemos sonarnos a menudo y realizar lavados nasales con agua salada o suero fisiológico.

Por último, si la tos se prolonga varios días (más de diez), si es violenta y aparece de repente o si produce flema verde o sangre, es necesario acudir al médico para prevenir complicaciones. Del mismo modo, si afecta a niños pequeños, también conviene realizar una visita a un profesional.

Fotos: Hombre tosiendo: Ntoper en Flickr | Bebé con tos: Ryancboren en Flickr<

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...