¿Se puede prevenir el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa cuyas causas no son del todo conocidas. Por tanto, no tiene cura, aunque si tratamientos ralentizadores de la enfermedad. Además, en tanto se produce por envejecimiento cerebral, cuanto más ágil mantengamos nuestra mente, menos probabilidades tendremos de padecerlo. Por ello, unas sencillas pautas nos ayudarán: alimentación sana, ejercicio físico y realizar actividades intelectuales tales como pasatiempos, juegos o puzzles son algunas de ellas.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que cursa con deterioro cognitivo y trastornos de conducta. El paciente va perdiendo progresivamente la memoria y otras capacidades de la mente a medida que las neuronas o células nerviosas mueren, provocando la atrofia de zonas del cerebro.

La enfermedad fue caracterizada por los científicos Emil Kraepelin y, sobre todo, por Aloysius Alzheimer, en honor del cual lleva este nombre. La incidencia de la enfermedad se halla entre cinco y ocho personas por cada mil habitantes y no debe confundirse con otras demencias, como la senil.

Representación de los distintos lóbulos cerebrales

Representación de los distintos lóbulos cerebrales

Desgraciadamente, hemos de decir que no tiene cura y ni siquiera existen unas pautas oficiales de prevención de ella, pues sus causas no han sido completamente descubiertas y el envejecimiento no puede pararse. No obstante, como demencia que es y en tanto que ésta va relacionada con el envejecimiento, una vejez sana es la mejor situación para alejar la demencia. Y, para tener una tercera edad sana, sí podemos seguir una serie de pasos que nos ayudarán.

La obesidad y la hipertensión arterial producen problemas cardiovasculares y cerebrales. Por ello, la alimentación sana nos ayudará. En este sentido, se ha señalado una conexión entre el colesterol alto y el Alzheimer. Consecuentemente, una dieta baja en colesterol y alta en nutrientes que contengan ácido fólico –hortalizas, verduras, plátanos, naranjas, alubias, guisantes, frutos secos o pan integral-, que refuerza, según se cree, la memoria, nos ayudará.


Igualmente, el ejercicio físico es muy recomendable. Caminar unos tres kilómetros al día beneficia al cuerpo y a la mente, pues aumenta el riego cerebral y dificulta la atrofia que trae la edad.

Así mismo, es muy importante mantener la mente ágil con alguna actividad. Siempre se está a tiempo de aprender. Por ello, es conveniente tratar de conocer algo nuevo cada día. En este sentido, podemos señalar algunas actividades intelectuales muy beneficiosas. Por ejemplo, construir puzzles, jugar a las cartas o al ajedrez, escuchar la radio, cubrir pasatiempos (crucigramas, sopas de letras) o realizar alguna actividad manual, como la artesanía.

El ajedrez y otros juegos agilizan la mente

El ajedrez y otros juegos agilizan la mente

Según un estudio de la Clínica Mayo de Estados Unidos, las personas que, a partir de los cincuenta años, realizan alguna de estas actividades pueden reducir su pérdida de memoria entre un treinta y un cincuenta por ciento con relación a quiénes no lo hacen habitualmente. Y, por supuesto, nunca es tarde para empezar.

Como decíamos, el Alzheimer no tiene cura, pero sí existen tratamientos paliativos que ralentizan la progresión de la enfermedad. Por ello, ante la sospecha, debemos acudir al médico para que realice las pruebas pertinentes.

Fotos: Lóbulos del cerebro: Camazine en Wikimedia | Partida de ajedrez: Falcongj en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...