¿Qué es un NFT?

Los archivos NFT están de moda en el sector económico y financiero y aportan todo tipo de posibilidades.

Su nombre te sonará por las noticias y los periódicos, e incluso es posible que ya hayas llegado a tener experiencia con ellos. Los NFT son una de las últimas tendencias en el mundo entero, si bien también hay que reconocer que no han tardado mucho en verse envueltos en una gran cantidad de polémica.

También conocidos en español como TNF (Token No Fungible), los archivos NFT son un valor digital que se encuentra encriptado. La principal particularidad de los NFT es que son únicos, tratándose de token criptográficos que han obtenido un gran valor y popularidad. Cuando se crea un NFT este es un único y solo existe uno igual. De ahí que haya tanta locura por obtener algunos de los NFT más populares que se han comercializado, como los monos de Bored Ape Yacht Club, por los que se han llegado a pagar auténticas fortunas.

Hay cuatro características que definen con sencillez un archivo NFT y que, debido a ellas, se diferencian de otros valores digitales como las criptomonedas:

  • Son indivisibles
  • Son transferibles
  • Son únicos
  • Y por su naturaleza demuestran que hay escasez de ellos

¿Qué tipos de NFT hay disponibles?

Existen todo tipo de archivos NFT y continúan apareciendo nuevas ideas y formatos. En algunos casos, esos elementos NFT tienen una aplicación práctica en algún tipo de contexto, mientras que, en otras ocasiones, solo se trata de archivos coleccionables. Por ejemplo, son muy habituales los NFT que se utilizan en videojuegos, normalmente en aquellos relacionados con el blockchain y las criptomonedas (aunque ya hay juegos de distribución tradicional que también los han adoptado con moderación).

Un NFT en un videojuego es, por ejemplo, una espada legendaria. Esa espada en ese color determinado y con una forma o unas características específicas, solo estará disponible de forma única como un NFT. Al usar la espada en el juego, el personaje aparecerá con ella y será algo que aportará distinción. No obstante, hay que tener en cuenta que también hay quienes producen archivos NFT en los que no hay una serie de unidades limitadas, sino que se reproducen dentro de ciertos términos. Esto es algo que se ha visto en videojuegos, donde cada NFT recibe un número, pero el aspecto del mismo es idéntico al de otro ya existente dentro de su misma colección. Eso permite que los archivos NFT lleguen a una mayor cantidad de usuarios y que, en estos casos prácticos, no sean tan únicos.

También hay una gran cantidad de archivos NFT que reúnen obras de arte digitales. Es una de las máximas tendencias, comprar una imagen trabajada por un artista en forma de NFT. Algunos gurús tecnológicos apuntan a que, en el futuro, se expondrán estas obras únicas en galerías de arte digitales que tendrán tanto valor como las físicas de cuadros y esculturas. No obstante, no hay que dejarse llevar por este tipo de promesas que, por ahora, no han encontrado su forma de hacerse realidad.

También hay archivos NFT en forma de películas, escenas de films o incluso como canciones. En todos estos casos se vuelve a incidir en la necesidad de replicar los mismos archivos con distintos números para comercializarse de una forma más masiva. Algunas personas, por ejemplo, han comenzado a coleccionar música en NFT.

Más allá de esto, hay todo tipo de archivos NFT, como los que inmortalizan momentos únicos de la historia o los que muestran fotos de famosos y celebridades. Ya son muchos influencers y deportistas los que han optado por el mercado NFT para tener representación entre sus fans.

¿Cómo reconocer la propiedad de un NFT?

Quienes coleccionan archivos NFT muestran su satisfacción al poder demostrar, desde Internet, que son los propietarios de cada uno de los tokens que han comprado. El motivo de ello es que todo queda registrado en la cadena de bloques o en una dirección web de certificación. Así se puede ver el titular de ese NFT determinado e incluso utilizar esa información como pie para intentar comprar el token a la persona que lo tiene actualmente en propiedad.

Esa certificación de propiedad es, por otro lado, lo único que acaba diferenciando a los propietarios de los NFT de quienes han descargado su imagen haciendo clic con el botón derecho del ratón. Eso sí, esto solo se aplica a los NFT que no son prácticos, dado que los prácticos tienen una obvia diferenciación en el momento en el que se usan de una u otra manera. No obstante, a quienes coleccionan NFT no les preocupa que haya personas que puedan tener las imágenes de esos archivos en sus ordenadores, dado que son conscientes de que la propiedad del token es solo suya.

Unas palabras finales

Los archivos NFT están dando sus primeros pasos y empezando a extender su influencia. Son una tendencia y una posible moda que no sabemos cuánto tiempo se mantendrá en lo más alto de la ola. Algunas colecciones de NFT ya han sufrido una crisis y han pasado de costar miles de dólares a solo unos pocos dólares. Por ello, es recomendable no tirarse a la piscina con entusiasmo y, si tienes interés en este mercado, explorarlo y aprender del mismo poco a poco antes de hacer ninguna compra. Nadie sabe a ciencia cierta si los NFT estarán con nosotros 10 años o si desaparecerán en 2.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...