Dar de alta una empresa en el Registro Mercantil

Dar de alta una empresa en el Registro Mercantil requiere unos pasos: solicitar un certificado de denominación social, hacer una escritura de constitución y presentarla en ese organismo para su aprobación o pedir un número provisional de identificación ante Hacienda son algunos de ellos.

Aunque estamos en crisis -o precisamente por ello-, quizá este es un buen momento para crear nuestra propia empresa. Ahora que el trabajo no abunda, podemos hallarnos ante una situación propicia para montar ese negocio con el que llevamos tiempo soñando o, simplemente, para crear nuestro propio empleo.

No obstante, crear una empresa requiere unos trámites que debemos tener en cuenta. Uno de ellos es darla de alta en el Registro Mercantil, es decir, el lugar donde están inscritas todas las sociedades con ánimo de lucro. Y ello, a su vez, exige unos pasos.

Foto de la oficina de una empresa

Oficina de una empresa

El primero de ellos es buscar un nombre y asegurarnos de que no existe ya, pues, de ser así, no podremos utilizarlo. Para ello, se solicita un certificado de denominación social que acredite que ninguna empresa tiene registrado ese nombre. A continuación –cuando ya nos hemos asegurado de que podemos usarlo- realizaremos una reserva de él a nuestro favor.

Una vez que tenemos el nombre, el segundo paso es realizar la Escritura de Constitución de nuestra empresa. Ésta se otorga ante notario y contiene los datos de nuestro negocio: identidad de los socios, tipo de sociedad de que se trata, denominación social (corresponderá al nombre que habíamos reservado), a qué nos vamos a dedicar –el llamado ‘objeto social’-, administrador, etc.

El tercer paso es inscribir esta Escritura con carácter constitutivo en el Registro Mercantil de la provincia donde vamos a desarrollar nuestra actividad. Para ello, previamente debemos haber obtenido un número de identificación fiscal en Hacienda que será provisional, en espera del definitivo. Al presentar todo esto, debemos pagar los derechos de registro que, como casi siempre, son caros.

A continuación, nuestra escritura pasará a ser revisada por el equipo del Registro Mercantil con objeto de comprobar que no existe impedimento alguno para que sea otorgada, es decir, aceptada.

Una vez estudiado el documento, quedará registrado y nuestra empresa dada de alta. El Registrador firmará nuestra copia y todos los documentos contables y legales oportunos para su correcto funcionamiento, que nos serán entregados previa presentación de nuestro resguardo.

Ya hemos dado de alta la empresa. Ahora nos falta lo más difícil: comenzar con nuestra actividad, tener suerte y trabajar mucho para ganar dinero, algo que en estos tiempos es difícil pero no imposible.

Por último, una vez al año, deberemos llevar nuestras cuentas contables al Registro Mercantil para que sean revisadas, aceptadas y legalizadas.

Fuente: Portal empresarial.

Foto: Oficina de una empresa: Juanpol en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...