Cosas en que debes fijarte al firmar un contrato de trabajo

Casi siempre ocurre con la Administración que sus documentos contienen muchos datos pero poca claridad. Por ello, aquí explicamos los aspectos más importantes de un contrato de trabajo, en los que debemos fijarnos para no ser víctimas de un engaño.

El contrato de trabajo es el documento que firman la empresa y el trabajador para registrar una relación laboral y que debe presentarse al organismo regulador correspondiente. Posee, por tanto, valor legal.

Por él, la primera se obliga a cumplir unas determinadas condiciones económicas, de cotización, profesionales y horarias, entre otras cosas, y el segundo se compromete a prestar determinados servicios con arreglo a unas normas que figuran en este documento.

Foto de una oficina del INEM

Una oficina de empleo en España

Sin embargo, como casi siempre sucede con todo lo que incumbe a la Administración, tiene mucha información y poca claridad. Por ello, señalaremos los puntos primordiales que debemos revisar a la hora de suscribir un contrato de trabajo.

En primer lugar, es importante que todos los datos, tanto los de la empresa como los nuestros, sean correctos. En el caso de la primera, si se trata de una sociedad limitada, anónima u otro tipo de entidad jurídica, siempre debe estar representada por una persona individual cuyos datos, al igual que los de aquélla deben estar reflejados en el documento. Por nuestra parte, también tienen que figurar registrados.

Es igualmente necesario comprobar el tipo de contrato que estamos firmando. No es lo mismo que sea a tiempo completo que parcial, temporal que indefinido o en prácticas que realmente profesional.

Asímismo, debemos fijarnos si se consigna un periodo de prueba o no. Éste es legal pero por tiempo determinado. En cada convenio sectorial, es decir el conjunto de normas que rigen para una determinada actividad y que firman patronal y sindicatos, se estipula su duración. En el propio contrato, debe venir especificado el convenio que lo regula.

Otro aspecto relevante a tener en cuenta es la categoría o grupo profesional en que nos incluyan. En función de él, estará la cotización que se realice por nosotros y nuestro sueldo, así como otros aspectos. Por ello, debemos revisar que sea lo pactado.

También tenemos que comprobar que el sueldo y los complementos que se estipulan se ajusten a los citados convenios y categorías profesionales y que los periodos de vacaciones sean correctos, al igual que la distribución de la jornada laboral.

Además, no debemos olvidarnos de pedir una copia de nuestro contrato a la empresa, que debe venir debidamente sellada por el organismo oficial correspondiente –la oficina de empleo- y de ir a la Seguridad Social para comprobar si efectivamente hemos sido dados de alta. No es el primer caso de alguien que se encuentra con que ha firmado un contrato pero nunca han cotizado por él.

Fuente: Observatorio ocupacional de la Universidad Miguel Hernández.

Foto: Oficina de empleo: Jerónimo Palacios en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...