Cómo evitar que nos timen en un alquiler de vacaciones

Todos los veranos se repite el mismo problema: algunas personas son engañadas cuando alquilan una casa para las vacaciones. O bien el precio final es más caro o la vivienda está en malas condiciones o, en el peor de los casos, ni siquiera pertenece a la persona a la que le hemos pagado. Aquí exponemos unas sencillas recomendaciones para evitar que esto nos ocurra.

Nos encontramos en pleno verano y, aunque algunas personas ya hayan disfrutado sus vacaciones, muchas otras aún estarán preparándolas. Quienes no posean una segunda residencia, quizá estén pensando en alquilar un piso o apartamento en una zona de veraneo.

Pero en cuestión de viviendas vacacionales, como en tantas otras cosas, también existen los timadores profesionales que, a poco que nos descuidemos, no sólo se quedarán con nuestro dinero sino que, además, nos amargarán las vacaciones porque, cuando lleguemos al lugar nada será como nos lo pintaron.

Foto de una casa de vacaciones

Una típica casa de alquiler para vacaciones

Por ello, siempre es conveniente tomar una serie de precauciones a la hora de alquilar un apartamento para el veraneo. Entre los consejos que brindan las asociaciones de consumidores se encuentran los siguientes:

En primer lugar, es recomendable no fiarse de los anuncios. Nadie nos asegura que lo que ponen es verdad o, al menos, completamente cierto. Muchos presentan un bajo precio como gancho pero después incluyen otros gastos o, sencillamente, el apartamento no está en las condiciones que se mostraban en la oferta.

Por ello, es conveniente tratar de enterarse de la valoración que le dan los inquilinos anteriores (muchas páginas web especializadas ya las ofrecen) y cerciorarse con el propietario de que no hay más gastos que los que indica la publicidad.

Además, es importante que éste nos facilite un teléfono fijo donde poder localizarlo en caso de problemas o fraude, pues los móviles no son fiables para ello. Y no sería el primer caso de alguien que se hace pasar por propietario de un piso y, tras cobrar el alquiler, desaparece sin dejar rastro.

Por otra parte, nunca debemos pagar por adelantado todo el importe del alquiler. Lo normal es dar una señal y, al final de nuestra estancia, abonar el resto.

Y, por supuesto, al efectuar el pago, tienen que darnos un recibo. En este sentido, abonar el precio con tarjeta de crédito es más fiable, pues queda constancia bancaria de que el pago se ha efectuado.

Por último, otra recomendación es pedir un contrato por escrito donde figuren todas las condiciones de la operación: precio, forma de pago, estado del apartamento, días de estancia e, incluso, un inventario de los objetos de valor que haya en el apartamento. Ningún propietario honesto puede negarse, pues el beneficio de hacerlo es también para él.

Si seguimos estas sencillas recomendaciones, será mucho más difícil que nos engañen y nuestras vacaciones serán tranquilas y bonitas, como nos merecemos tras un duro año de trabajo.

Fuente: Para saber.

Foto: Casa de vacaciones: IHQ en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...